Ofertas en tecnología

Alimentos a base de algas se crean con una impresora 3D en Chile

Altavoz inteligente Echo Dot

Investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile han desarrollado alimentos nutritivos impresos en 3D. La novedad es que el manjar está elaborado a base de «cochayuyo», un alga que se encuentra fácilmente en Chile, el Atlántico Sur y Nueva Zelanda.

Según los científicos, los alimentos elaborados con una mezcla de puré de papas y algas secas se pueden imprimir en solo siete minutos. El compuesto gelatinoso permite al usuario elegir diferentes formas de textura, sabor y forma, lo que puede agradar especialmente a los niños.

“Buscamos figuras diferentes y divertidas, con diferentes looks, colores, gustos, sabores y olores. En las pruebas imprimimos un muñequito de Pokémon, pero nada nos impide crear animales o cualquier otro tipo de personaje que agrade el paladar y la imaginación de los niños”, explica el profesor Roberto Lemus, autor principal del proyecto.

nutrición primero

El alga cochayuyo es un ingrediente muy común en la cocina chilena. Además de ser versátil y económico, es rico en aminoácidos, minerales y yodo. Para diversificar el sabor característico del producto deshidratado, los investigadores agregaron un puré de papa instantáneo en polvo.

Cochayuyo impreso en 3D y puré de patata pikachu (Imagen: Reproducción/Universidad de Chile)

Al agregar agua caliente a la mezcla, obtuvieron una sustancia viscosa y gelatinosa que se puede usar para alimentar una impresora 3D. Como el proceso de elaboración es muy rápido, el alimento resultante conserva todas las características nutricionales de sus ingredientes in natura.

“Se me ocurrió usar patatas por la cantidad de almidón. Este elemento combinado con el alginato de cochayuyo es el que genera la estabilización necesaria para su uso en impresoras 3D. La creación de alimentos con motivos infantiles puede aumentar el interés de los niños, que generalmente son reacios al consumo de algas marinas”, añade Lemus.

lejos del laboratorio

Además de ser nutritivos, los investigadores quieren que los productos sean sabrosos y visualmente agradables, por lo que se alienta a las personas a comerlos. Otro factor importante a tener en cuenta es el precio de las impresoras 3D de alimentos, que hoy pueden costar hasta US$ 10.000 (alrededor de R$ 50.000 en la cuenta corriente).

Te puede interesar:  Samsung lanza sus smartphones de gama media: Galaxy A13 y Galaxy A23
El cochayuyo es un alimento rico en aminoácidos, minerales y yodo (Imagen: Reproducción/Universidad de Chile)

Los científicos apuestan a que, en breve, la popularización de este equipo pueda facilitar el acceso en general, permitiendo la impresión 3D de alimentos en viviendas o lugares comunitarios de una forma mucho más completa y económica, desde la materia prima hasta el producto final.

“Serán tan comunes como el microondas o la heladera, y podrás personalizar tu comida haciendo una hamburguesa a base de harina vegetal y cochayuyo en la forma que desees, adaptando la comida a tu gusto sin perder el valor nutricional de cada una. porción”, predice el profesor Roberto Lemus.

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart