¿Cómo se convirtió Telegram en un centro de distribución de piratería?

Altavoz inteligente Echo Dot

Con intimidad avanzada, el anonimato está garantizado. En Telegram, una interfaz donde la seguridad del usuario es una prioridad, bastante gente se sienten libres de comunicar información y ficheros privados con amigos y familiares, no obstante, esta independencia asimismo es un lote fértil para entre las prácticas más frecuentes en Internet: la piratería. .

No es bien difícil conseguir conjuntos o canales completamente aplicados a comunicar películas, series, música o libros de manera ilegal, una fácil búsqueda por medio de la herramienta nativa de la aplicación lanza cientos de desenlaces sin filtro o mecanismo de protección contra software malicioso, es prácticamente como buscar contenido pirateado en Google plus.

Comunicar contenido es simple

En messenger, comunicar medios es increíblemente simple. Tal practicidad, a propósito, se ve como entre las primordiales virtudes de la interfaz que, en contraste a WhatsApp, no llena de fotografías y vídeos el celular del usuario de manera desmandada y no posee tantas limitaciones en el tamaño de lo compartido. ficheros Para complementar, Telegram aun tiene su gestor de descargas, donde puede monitorear el avance de los ficheros descargados en un solo sitio.

vía Gfycat

Con un extenso soporte para formatos de ficheros multimedia y conjuntos privados que tienen la posibilidad de albergar hasta 200 000 personas, Telegram se convirtió en una alternativa para cualquier persona que busque contenido ilegal. En la situacion de los canales, la situación es aún mucho más grave, en tanto que por el momento no hay un límite máximo de competidores.

¿Puede la piratería en Telegram?

En las cuestiones usuales del mensajero, el tema se impide un tanto. Las diálogos en conjuntos cerrados, directos y misterios se piensan “privadas” en Telegram y la interfaz no puede (y no desea, en verdad) supervisar lo que circula por estos medios. No obstante, esto no pasa en los packs de stickers, canales y bots.

La piratería en Telegram no está tolerada por las leyes locales, pero la app no puede llevar a cabo nada respecto a lo que circula en los chats privados (Imagen: dimitrisvetsikas1969/Pixabay)

En un caso así, el contenido compartido no solo es público, asimismo está al alcance de la moderación en la interfaz. Por consiguiente, si un titular de derechos de creador ve su trabajo compartido inadecuadamente mediante estos medios, puede enseñar una protesta frente Telegram para pedir que se suprima el contenido.

Fue debido al desenfrenado trueque de piratería que Telegram asimismo fue objeto de órdenes judiciales en el mundo entero. Un caso popular ocurrió en Portugal, en 2021, en el momento en que una demanda en el Tribunal de Propiedad Intelectual de Lisboa ordenó la supresión de conjuntos que propagaban la piratería en la app.

En España, la difusión de contenido pirateado puede acarrear hasta 4 años de prisión (Imagen: BrianAJackson/Envato)

En conjunto, la acción se centró en 17 canales públicos del mensajero: ahora tenían mucho más de 100 millones de integrantes en suma. Todos estos conjuntos públicos sirvió como centro para comunicar películas, periódicos, gacetas, series y programas de televisión.

Naturalmente, la medida de justicia en Portugal tuvo poquísimo efecto contra el fenómeno de la piratería en Telegram, puesto que cientos de otros conjuntos prosiguen andando totalmente en Internet.

viejo inconveniente

Desarrollado por Pavel Durov en 2013, Telegram desde su fundación es una app de correo. No obstante, este no fue el primer emprendimiento del programador en ganar popularidad: antes llegó vKontakte, popularmente conocida como VK, una comunidad muy afín a Fb.

La vieja comunidad de Pavel Durov vKontakte (o sencillamente «VK») fué objeto de varias solicitudes por la parte de los sucesos de derechos de creador (Imagen: Divulgación/VK)

En 2014, la interfaz encaró una sucesión de enredos con los primordiales distribuidores, productoras y sucesos de derechos de creador, dentro solicitudes de la empresa Sony Music Russia, Universal Music Russia y Warner Music UK. Las compañías acusaron a VK de contener un extendido catálogo de música compartida entre clientes sin el mucho más mínimo control.

Y esta no fue la primera oportunidad: en el mes de noviembre de 2011, vKontakte asimismo encaró solicitudes por la parte de entidades estadounidenses. En ese instante, la interfaz fue categorizada como un “mercado conocido” de piratería, lo que dejaba subir música y vídeos sin moderación.

En España, ¿tienen una solución?

En España, la piratería es un delito sosprechado en el producto 184 del Código Penal y puede ser en hasta 4 años de prisión y multa, al tiempo que quien adquiera/gaste este contenido, siendo consciente de lo que hace, puede ser sancionado con hasta un año de prisión y multa, en un caso así, de conformidad con el producto 180 del Código Penal. En Telegram, esto no sería diferente, cuando menos no teóricamente.

Tras ser conminada con el destierro por la parte del Supremo Tribunal Federal (STF) por no contestar a los intentos de contacto por correo, Telegram nombró un gerente legal de la interfaz en el país y también incorporó siete medidas para contener la difusión de novedades falsas en el país. Una de esas herramientas de contención sería el chequeo de los 100 canales mucho más populares entre los clientes españols, causantes por el 95% de la comunicación pública en la interfaz.

El enfoque en esta ocasión es reducir los impactos de la desinformación que circula en la interfaz, pero sienta un antecedente para las autoridades Españaeiras: si la difusión de contenido pirateado se considera un inconveniente, podría suceder una petición para achicar la circulación de este material, quizás. , con bloqueo de los primordiales canales del segmento, como ocurrió en Portugal.

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart