Descubre lo que dijo Alan Moore sobre todos sus cómics adaptados al cine

Altavoz inteligente Echo Dot

Alan Moore es una figura bien conocida y discutida en la civilización pop. Sus libros, cómics, conceptos y también indagaciones han influido en bastante gente desde el principio de su trayectoria como escritor, a objetivos de la década de 1970. Han surgido múltiples adaptaciones de sus proyectos. La mayor parte de ellos a regañadientes, lo que lo realiza aún mucho más discutido entre entusiastas y desarolladores.

Para Moore, nada en el lenguaje del cine puede reproducir fielmente las especificaciones exploradas en sus narrativas idealizadas para los cómics, y lleva razón, aun pues tiene sus cómics que se tienen la posibilidad de leer como un letrero; con apariencia de juego de mesa; e inclusive con un disco de vinilo sonando de fondo. Pero, claro, de ahí que las conversiones se los conoce como «adaptaciones».

Aprovechamos un catálogo elaborado por CBR para ofrecer nuestra opinión sobre estas adaptaciones y, además de esto, añadir lo que nuestro Moore se quejó de estas producciones. Comenzando con lo que se quejó en su cibersitio en 2005: «Una vez que se estrenaron las películas, empecé a sentirme poco a poco más incómodo, cada vez tengo menos respeto por las formas en que el cine comunica las cosas en estos días».

Del infierno (2001)

From Hell, fundamentada en una obra de Alan Moore (Imagen: Reproducción/Columbia Pictures)

Moore logró entre las indagaciones mucho más enormes, si no la mucho más larga, sobre el asesino en serie de la temporada victoriana, Jack el Destripador. Desde las primeras páginas, la identidad del asesino ahora está expuesta. Entonces, lo bueno de la historia es de qué manera el creador creó, al lado de Eddie Campbell, un “laberinto narrativo” a lo largo de nueve años.

Después de que por último se completara su publicación en 1999, la novela gráfica fue amoldada a la pantalla grande, con Johnny Depp y Heather Graham, en una película que no fue bien recibida por crítica y público. Y, en comparación con la obra original, la conversión fue increíblemente superficial: los datos y la narrativa hicieron un mosaico bien difícil de mover a la enorme pantalla.

En un extracto de una entrevista con Empire Magazine, Moore dio su opinión. “Pienso que lo vi a lo largo de diez minutos, conque me percaté de que, en el final, era una mala iniciativa. El tráiler fue bastante, pero creí que debía intentar ser justo. Creí que era únicamente una estafa, conque colgué. Soy la última persona que podría ser justa con una película como esta. No parecía haber ninguna forma de acosarme o ser inmerecidamente acrítico con una producción que por supuesto no va a ser como la publicación».

La liga excepcional (2003)

League of Extraordinary Gentlemen, fundamentada en una obra de Alan Moore (Imagen: Reproducción/20th Century Fox)

los cómics de Liga Excepcional jugaron siempre y en todo momento con la civilización de la temporada de la que se ocupaban, ahora fuera mediante sus y también intrigantes individuos del siglo XIX oa través de referencias e inclusive el mencionado juego con juegos familiares y discos de vinilo. La iniciativa de reunir a los “héroes victorianos” en tramas repletas de huevos de pascua siempre y en todo momento fue gran parte de la diversión, que asimismo incluía una narrativa que se moldeaba para honrar algunos periodos de comunicación en el planeta.

La película resaltó a Sean Connery como Allan Quatermain y resaltó el romance y una salida gandula y formulista para la complicada red de referencias que logró que la publicación original fuera tan entretenida. Entre los cambios mucho más cuestionados fue dado que el Quatermain de la pantalla grande no fuese dependiente al opio. En un reportaje con MTV.com, Moore ha dicho: “Sean Connery no deseaba interpretar a un drogadicto; el personaje fue lanzado por la ventana por capricho de un actor».

Para colmo de males en la relación de Moore con la producción, hubo una gilipollez hasta la actualidad mal explicada que puso al constructor de la obra original en un desarrollo de plagio que implica a 20th Century Fox. El escritor debió argumentar, en diez horas de testimonio, que no participó en un esquema que implicaba el guion de la película, que habría sido «robado» para la creación del cómic que fue amoldado -No me pregunten, absolutamente nadie. ha comprendido esto hasta este día.

En una entrevista de 2008 con CBR, Moore charló sobre esto. «Parecían opinar que el directivo de 20th Century Fox me llamó y me persuadió de hurtar este guion, transformarlo en un cómic que podrían amoldar nuevamente a una película, para camuflar pequeños orificios».

Desde ese momento, Moore se ha asegurado de no estar relacionado a adaptaciones cinematográficas de su trabajo; con frecuencia se le acredita como «El creador original» en proyectos transformadas a otros medios.

Constantino (2005)

Constantine, fundamentada en el personaje de Alan Moore (Imagen: Reproducción/Warner Bros.)

Moore presentó a John Constantine en La Saga de la Cosa del Pantano #37, en 1985, al lado de los artistas Rick Veitch, Steve Bissette y John Totleben. Si bien no tenía la dificultad de el día de hoy, Constantine ahora se mostraba como un mago callejero con muchas facetas ligadas a lo oculto y con una fuerte conexión con sus raíces británicas.

La película que llegó a los cines en 2005, interpretada por Keanu Reeves, si bien tiene bastantes fanes, deja de lado la conexión inglesa del personaje y esencialmente lo sitúa como un exorcista, olvidando sus capacidades como detective de lo oculto y dejando su extendido conocimiento sobre distintas religiones y encantos de fondo. . Además de esto, su mejor amigo, Chas, que tiene una suma importancia en sus tramas, se convirtió en una suerte de compinche infantil en la piel de Shia LaBeouf.

En una entrevista de BBC Radio 4 transmitida a inicios de 2005, Moore, quien perdió el dinero relacionado con los créditos creativos adjuntos a la película, mostró indiferencia por la adaptación. «[…] Recibí una llamada de Karen Berger el primer día de la semana siguiente, ella es editora en DC Comics, y me ha dicho: ‘Sí, vamos a mandar un sinnúmero de dinero antes de final de año mientras que hacen esto. película de tu personaje con el de Keanu Reeves. Dije: ‘Está bien, está bien. Bueno, quítale mi nombre y distribúyelo entre el resto artistas. Fue bien difícil para mí [aceitar o dinheiro de alguma forma]pero me siento mejor conmigo.”

V de Vendetta (2005)

V de Vendetta, fundamentada en la obra de Alan Moore (Imagen: Reproducción/Warner Bros)

Esta obra de Moore exhibe el surgimiento de un antihéroe en la mitad de la proyección política. La trama se lleva a cabo de distintas formas a lo largo de una narración que cambia según la acción de cada capítulo, sosteniendo siempre y en todo momento un secreto sobre la auténtica identidad del personaje principal. Aun hay un pasaje que juega con puntos musicales, con una partitura que prosigue las ocupaciones del justiciero/terrorista que busca la anarquía, en su viaje de venganza personal, en la mitad de un sistema fascista y opresivo.

A lo largo de la producción de la película, Moore ahora le había dicho a MTV.com: «Leí el guion, conque sé precisamente lo que hacen, conque no voy a conocer la película». Aun con el relativo éxito comercial, el creador fue muy crítico con la sepa de términos como “anarquía” o “fascismo” en el artículo amoldado. Además de esto, puso a tierra a exactamente la misma editorial que publicó, DC Comics.

«Fue transformado en una parábola de la era Bush por personas bastante tímidas para detallar una sátira política en su país. Kevin O’Neill y yo poseemos los derechos de La Liga Excepcional; y esa es la única razón por la que conseguí sacarla de DC con tanta brillantez, tras ofenderme con la película V de venganza.”

Observadores (2009)

Watchmen, fundamentada en una obra de Alan Moore (Imagen: Reproducción/Warner Bros)

Más allá de que observadores ahora tenía una narrativa cinematográfica en los cómics publicados en la época de los 80, hay múltiples “rechistes” con el lenguaje del cómic que son inmejorables para la enorme pantalla. Sus secuencias gráficas simétricas, que juegan con el “sonido” “escuchado” por los ojos de los que leen, introduciendo pasajes que proponen ejercicios mentales entre los espacios en blanco, no tienen la posibilidad de ser traducidas absolutamente a otro medio.

Zack Snyder logró un trabajo respetable e inclusive incluyó elementos atrayentes a la obra original, como la utilización de una canción de Bob Dylan para sintetizar una parte del contenido de una manera que explota las opciones del cine de manera complementaria. Pero Moore se encontraba suficientemente cansado de la industria del Séptimo Arte para admitir cualquier género de colaboración, afirmemos, mucho más aceptable.

En un reportaje con Los Angeles Times en 2008, mencionó que jamás vería la película y, además de esto: «Puedo mencionar que asimismo voy a estar ‘escupiendo veneno’ a lo largo de los próximos meses». “Es tal y como si fuésemos pájaros recién nacidos viendo hacia arriba, con la boca abierta, aguardando que Hollywood nos dé de comer mucho más vermes regurgitados. La película observadores suena como mucho más vermes regurgitados. Yo, por mi parte, estoy cansado de vermes. ¿No tenemos la posibilidad de hallar algo mucho más?»

Batman: la broma asesina (2016)

Batman: The Killing Joke, apoyado en el personaje de Alan Moore (Imagen: Reproducción/Warner Bros)

La obra original construída en la década de 1980 sirve como «última historia» para el combate entre Batman y el Joker, ubicándolos como 2 caras de una misma moneda. La narrativa, de nuevo, juega con la cabeza del lector, nutriendo el horror psicológico, introduciendo un final que hasta hoy tortura a varios entusiastas: ¿Batman verdaderamente aniquila al Payaso del Delito?

La animación que amolda esta trama, aparte de cambiar muy mal ciertas cosas, incluyendo un inquietante romance entre Batman y la joven Batgirl, verdaderamente distorsionó varios elementos y destrozó una gran parte de la atmósfera de la obra original.

En una sesión de cuestiones y respuestas de Goodreads.com, Moore mencionó que no tenía interés, ni en la adaptación, no en su trabajo original. “De todos modos, jamás me agradó La broma asesina como obra, si bien recuerdo el arte completamente bello de Brian Bolland. Pienso que esto se origina por que la historia es muy beligerante y sexualizada sobre un personaje de cómic simplista como Batman, un paso en falso poco afortunado de mi parte”.

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart