¿El Telescopio James Webb viaja en el tiempo?

Altavoz inteligente Echo Dot

El Telescopio James Webb hizo su debut mundial al divulgar una foto histórica que se asegura que es la imagen mucho más profunda nunca tomada del cosmos. Pero afirma mucho más de lo que semeja: al registrar rincones tan distantes del espacio, el telescopio asimismo está viajando en el tiempo. Pero, ¿de qué forma es esto viable?

“Los telescopios tienen la posibilidad de ser máquinas del tiempo. Ver al espacio es como ver al pasado”, explicaron los científicos de la NASA a WebbTelescope.org. “Puede escucharse a magia, pero es algo muy sencilla: la luz precisa tiempo para viajar grandes distancias antes de llegar a nosotros. »

En verdad, si bien consigue velocidades impresionantemente veloces (en torno a mil millones de km/h), toda la luz que observamos, aun la luz de una lámpara en exactamente la misma habitación, tarda en llegar a nuestros ojos. Pero tratándose de elementos distantes en el espacio, como una estrella, esa luz tarda considerablemente más en llegar a nosotros.

En la situacion del Sol, la estrella mucho más próxima a nosotros, ubicada a unos 150 millones de km de la Tierra, la luz que emite tarda unos 8 minutos y 20 segundos en llegar hasta aquí. Entonces, en el momento en que observamos al Sol, no lo observamos en este momento, sino más bien como era hace 8 minutos y 20 segundos. Observamos el pasado.

Primera imagen lanzada por James Webb | Crédito: NASA.

James Webb, un explorador del tiempo

Si bien, como se explicó previamente, no es necesario un telescopio fuerte para poder ver el pasado, la cosa cambia en el momento en que la intención es adentrarse en un pasado lejano, como, a conocer… el surgimiento del cosmos.

En esta labor, James Webb es inusual. No solo puede atrapar imágenes detalladas de galaxias distantes, sino más bien asimismo detectar la luz en longitudes de onda invisibles para el ojo humano, como las ondas infrarrojas.

Lee mas:

Varias cosas, incluyendo los humanos, emiten calor en ondas infrarrojas. En el momento en que son capturadas por equipos especialistas, estas ondas tienen la posibilidad de descubrir varios de los elementos mucho más bien difíciles de localizar en el cosmos, en tanto que la radiación infrarroja puede atravesar zonas del espacio espesas y “repletas de humo” considerablemente más de forma fácil que la luz aparente para el ojo humano. Muchas estrellas y galaxias distantes se conocen solo por el hecho de que tenemos la posibilidad de detectar sus emisiones invisibles con nuestra tecnología.

Solo entonces James Webb puede exhibirnos elementos tan distantes que su luz fue emitida hace mucho más de 13 mil millones de años, en el momento en que el cosmos era solo un bebé.

¿Viste los nuevos vídeos en YouTube aspecto digital? ¡Suscríbete al canal!

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart