Elon Musk explica su concepto de «libertad de expresión», pero hay una falla

Altavoz inteligente Echo Dot

La primordial justificación de Elon Musk para obtener Twitter es la protección de la independencia de expresión en la interfaz. Pero, ¿qué intentó comunicar el multimillonario con eso? Este es un término complejo que va bastante alén de sencillamente «charlar de lo que deseas» y puede cambiar según la localización. El empresario entonces usó su perfil para argumentar su entendimiento del tema.

Musk mencionó que la independencia de expresión «ha de estar online con la ley». A su juicio, si la multitud desea menos independencia de expresión, debe solicitarle al gobierno que apruebe medidas para llevarlo a cabo. Por ende, según su término, hay que continuar precisamente lo predeterminado en la legislación, según con los deseos de la gente.

El futuro dueño de Twitter puso esta declaración en su perfil para contribuir a aclarar a esos que están confundidos sobre de qué forma manejará los alegatos en la comunidad. Existe cierto miedo a que la total liberación de críticas logre fomentar alegatos de odio, promover la crueldad o asaltos a minorías.

Disputa en los USA

En los USA hay mucha discusión sobre la independencia de expresión, por el hecho de que la Primera Enmienda de la Constitución del país establece la independencia de expresión como un precepto primordial para todos. Pese a ello, la regla no se aplica a las comunidades, que son autónomas para determinar sus reglas de manera individual.

La ley estadounidense impide que el Congreso apruebe disposiciones legales que restrinjan la independencia de expresión o de prensa y el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente para reclamar algo. La redacción prohíbe que el gobierno limite el alegato, pero esto no interfiere a las compañías privadas, según la jurisprudencia de los tribunales superiores locales.

Allí hay múltiples ideas de parlamentarios que procuran obligar a Misión (Instagram y Fb) y Twitter a achicar la moderación de contenidos. Aun con las leyes aprobadas, los tribunales locales impidieron que estas disposiciones entraran en vigor, por el hecho de que comprenden que llevarlo a cabo socavaría la independencia de las compañías para hacer sus interfaces como mejor les parezca.

El término de «Independencia de Expresión» no es único

Entre las mayores adversidades en el momento de charlar del derecho a la independencia de expresión es la variación conceptual según cada país. Musk piensa que no puede limitar nada que no sea ilegal, en caso contrario, habría una violación de la ley. Por otra parte, nuestra ley garantiza el derecho de las comunidades, con lo que todo estaría según los dictados actuales.

En España, el art. 220 de la Constitución Federal trata de la «manifestación del pensamiento, creación, expresión y también información». Allí diríase que no va a haber restricción, siempre y cuando se observen las disposiciones de nuestra Constitución. La Constitución Españaeira establece el deber del Estado de «fomentar el bien de todos, sin perjuicio de origen, raza, sexo, color, edad y cualquier otra forma de discriminación».

Teóricamente, la gente están en su derecho a expresarse como deseen, siempre y cuando no se escondan en el anonimato y estén sostienes a sanciones legales por sus actos. El inconveniente es que todo lo mencionado necesita acciones legales, algo que es caro, inalcanzable para la mayor parte de la gente y puede demorar décadas en resolverse.

En Europa, las leyes recientes imponen conjuntos de reglas sobre la moderación de contenido ilegal o dañino, con lo que no se habla solo de Twitter, sino más bien de cualquier otra red que opere en la zona. China no deja que Twitter (y otras interfaces occidentales) operen allí, exactamente para supervisar la independencia de expresión.

Internet gratis

La declaración de Musk de que la independencia de expresión se ajusta a lo que está en la ley tiene fallas en este aspecto, puesto que la legislación no en todos los casos es el resultado de los deseos populares. Si prosigues esto literalmente, sería preciso limitar la expresión en países donde el gobierno lo requiera, lo que va en oposición a tu término.

Musk aun ha dicho últimamente que desafiaría cualquier orden de los gobernantes del gobierno que procuren imponer limitaciones a la expresión en su servicio Starlink. Mencionó que no bloquearía las fuentes de novedades rusas salvo que estuviese «a punta de pistola». El director ejecutivo de la compañía de internet explicó que esa es la carga que transporta por ser un «absolutista de la independencia de expresión».

Vale rememorar que la adquisición de Twitter se fijó en US$ 44 mil millones (cerca de R$ 220 mil millones), pero aún no se formalizó. Hay métodos burocráticos y otros requisitos formales que las agencias estadounidenses requieren para llenar la transacción, que solo debería efectuarse en la segunda mitad del año.

Aun de esta manera, los entusiastas de Musk están muy motivados con el trato. Esperemos se superen todas y cada una de las esperanzas y que el habitual director ejecutivo consigua ofrecerle su “toque de Midas” a una interfaz tan esencial como Twitter.

Fuente: Elon Musk

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart