La revolución de las aplicaciones turísticas • Usemobile

Altavoz inteligente Echo Dot

En el caso de que seas un viajero mayor indudablemente recordarás esta escena: en el momento en que deseabas viajar la única forma era proceder a una agencia de viajes donde un agente te vendía un bulto cerrado o se quedaba al teléfono repitiendo Fox, Tracy 1234…

Para los que no vivieron esa temporada, la primera letra de estas expresiones era el código del vuelo que el agente reservaba de forma directa con la Compañía aérea. Y tras unos buenos minutos, quizás horas, sales de la agencia de turismo con el vuelo FT1234 guardado. Otra fábula fue el hotel. La agencia dio un menú muy limitado de hoteles libres (en un caso así, con los que tenía un convenio). Este “menú” contenía una fotografía, el valor y la calificación de estrellas.

Escogiste basado en esta “colosal” proporción de información, y el agente, de nuevo, llamó y deletreó tu nombre utilizando exactamente el mismo esquema que Fox, Tracy, Delta… la primera letra de la palabra compuso una letra de tu nombre. ¡¡¡Vaya trabajo!!! Un óptimo agente de viajes era aquel que charlaba un inglés especial, que sabía de memoria las expresiones universales del esquema Fox, Tracy, y que daba buenas referencias de hoteles.

Con los años y el veloz avance de la tecnología, varias cosas cambiaron en el campo del turismo. En la actualidad, es viable planear un viaje terminado acostado en su habitación, utilizando solo un teléfono capaz y, lo inmejorable, sin las temidas sorpresas desapacibles del viaje.

De cartas a correos

El primer avance se causó con el correo del hotel. Al final de cuenta, quien jamás se sintió inseguro por tener que charlar por teléfono con el responsable de un hotel en otro idioma, tirar primero el pasaporte.

Con el mail, podrías solicitarle a ese amigo que charla fluidamente que escriba el correo con las datas, el nombre del huésped y el género de habitación y después sencillamente tomar el correo de confirmación a fin de que el amigo lo traduzca y todo estuvo bien. Sin el agobio de enfrentar la nefasta llamada en inglés con un operador húngaro.

las compras on-line

Entonces vino lo que para mí fue la mayor evolución, la adquisición de entradas por la red. Chicos, solo los que pasaron por la agencia de turismo saben lo que es no entender precisamente lo que andas comprando.

Con el sitio de las compañías aéreas abierto para todos, la búsqueda de sitios, sendas, costos y datas se volvió considerablemente más simple. Seleccionar vuelos con las escalas mucho más correctas, equiparar tarifas entre compañías… Me atrevería a decir que fue este jalón el que provocó el enorme boom del turismo.

Tras todo, con una investigación mucho más simple y el poder de decisión completamente a cargo del viajero (y por el momento no solo a cargo del agente de viajes), las compañías aéreas debían prestar atención a la rivalidad. Los costos han bajado, las sendas han incrementado, el servicio ha mejorado.

Aplicaciones turísticas – La enorme revolución

Entonces vino el segundo salto: Booking.com. Chicos, Booking.com vino a aclarar este matorral que eran las reservas por la red. Recuerdo realmente bien mi resistencia inicial. Reserva, paga y piensa que el día que llegues a tu destino tu hotel te va a estar aguardando, todo sin la necesidad de charlar de forma directa con el hotel. ¡No era magia, era tecnología!

Pese a mi resistencia inicial, Booking me persuadió en el momento en que me mostró fotografías reales y comentarios de huéspedes. Entender qué aguardar de su hotel no posee precio. Además de esto, poder cotejar cientos de hoteles fue muy liberador.

Desde ese momento, bastante cambió. El mercado turístico cambió bastante y el motor de este cambio extremista indudablemente fué la tecnología. El día de hoy el viajero tiene todo cuanto precisa al alcance de su mano. Obtener billetes, reservar hoteles, determinar recorridos, desarrollar traslados, reservar sitios de comidas, obtener billetes… todo lo mencionado a un click de distancia.

experiencia primero

Entonces, en el momento en que creíamos que ahora se encontraba todo aclarado, la tecnología nos ofreció Aplicaciones de “Experiencia”. ¿Cuándo podría usted, un viajero de la vieja escuela, imaginar que sería viable vacacionar en casa de un originario? ¿O comer ese Magret de Canard que hace un parisino en su casa? ¿O reposar en la mitad del desierto del Sahara? Bueno, mis amigos, AirBnb, Dinner, Tripadvisor, Hostelworld e inclusive Google plus Maps tienen la posibilidad de brindarles vivencias excelentes. Solo tenga la cabeza abierta y tenga un teléfono capaz.

En la actualidad, aun acercamiento entretenida mi resistencia a Booking.com, puesto que me he transformado en un fanático de las apps de viajes. Investigo sitios en TripAdvisor, busco los vuelos mucho más económicos en apps de búsqueda de tarifas aéreas como Skyscanner, reservo mis hoteles mediante booking.com, pero asimismo he tenido geniales vivencias de hospedaje en AirBnb y Hostelworld.

Alquilo un vehículo, reservo un Uber, escojo el más destacable taburete en el avión, reservo sitios de comidas, averiguo qué discos son las mucho más animadas de la región y todo ello sin haber salido de casa.

De todas formas, en la situacion del mercado turístico, tenemos la posibilidad de decir que la tecnología ha achicado verdaderamente las distancias, al final de cuenta, proceder a Siberia a reposar con los esquimales era tan simple como soliciar una pizza. Comentando de pizza, ¿has utilizado Ifood el día de hoy?

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart