¿Por qué Apple cambió los procesadores Intel a la arquitectura ARM?

Altavoz inteligente Echo Dot

Entre el aviso de novedosas actualizaciones para la plataforma móvil de Apple, una adaptación de Isaac Asimov para Apple televisión+ y una exclusiva versión de macOS, Big Sur, un aviso particularmente explotó como una bomba a lo largo de la edición 2020 de la WWDC este lunes (22). Tras años de amistad, Apple deja de lado su asociación con Intel en la fabricación de procesadores y adopta la arquitectura ARM.

La novedad coagula aún mucho más los pasos que Apple viene dando desde hace unos años. Tal como enfocó su línea de iPads a fin de que ocupasen poco a poco más el espacio de las notebooks, las PCs de la marca en este momento asimismo proseguirán este sendero, con interfaces, apps y sistemas integrados. La utilización de chips dueños, por poner un ejemplo, es ya una tradición en la línea de móviles inteligentes de Apple y en este momento esta experiencia asimismo llega a los Mac desde finales del año vigente.

La promesa de Tim Cook, director ejecutivo de la compañía, es de revolución, citando la transición como histórica para la compañía. Pese a estar construidos bajo la batuta de nuestra Apple, los chips a usar en los Mac no van a ser exactamente los mismos que los del iPhone o iPad, correspondientes a la llamada línea A, sino aceptarán aires afines, más que nada en lo concerniente a los integración entre hardware y programa en pos de un mejor desempeño y una mayor eficacia energética.

Éxito probado

La integración entre distintas gadgets fue el tema primordial de la WWDC 2020; en Mac, este desarrollo supone un cambio en la arquitectura de los procesadores y una unión con las apps iOS y iPadOS (Imagen: Reproducción/Felipe Demartini)

La primera enorme razón de la transición está tras escena en la industria. No es necesario decir que para cualquier desarrollador de modelos tecnológicos, el desempeño es la consigna. Para Apple, no obstante, este tema va juntos con otro igualmente esencial: el control sobre las líneas de producción y la arquitectura de los procesadores, una experiencia de todo el mundo móvil inteligente que en este momento llega a las PCs y portátiles de la marca.

El avance, ya que, parte prácticamente de cero en todos y cada uno de los puntos del desempeño de las máquinas, continuando de manera dentro distintas ámbitos. En vez de que los programadores de S.O. trabajen cerca de lo que tienen la posibilidad de realizar con los chips que ya están, al tiempo que los programadores de apps son los próximos, todos van a estar bajo exactamente el mismo paraguas y van a trabajar juntos para lograr que el hardware y el programa funcionen de forma sinérgica.

Es una función que Apple ahora aplica al iPhone y al iPad y que, para bastantes especialistas, es la clave del éxito de la interfaz, realizando que rinda mejor que varios contendientes aun con chips numéricamente inferiores. Al adoptar procesadores customizados conformados particularmente para sus modelos, tal como un S.O. y un kit de avance de apps dirigido particularmente a estos elementos, Apple asegura poder obtener el mayor potencial viable de todo este ecosistema al unísono. Es como un ballet en el que la compañía compone la música, crea la coreografía y la interpreta en oposición al público en su teatro, sin depender de absolutamente nadie mucho más.

En esta huella, Apple asimismo deja de depender de la plan de actuación de Intel para publicar sus artículos. Previamente, las actualizaciones nuevas de Mac dependían de las actualizaciones de hardware del desarrollador de semiconductores para tener sentido y sugerir ciertamente la optimización de desempeño que aguardaban los usuarios. Con el cambio, toda la cadena pasa a estar bajo el control de la compañía de Cupertino, que gana mucho más independencia para accionar según el mercado y sus proyectos para el ámbito.

Nuevos desafios

Los programadores van a tener ingreso a herramientas de conversión de apps, al paso que los sistemas van a poder «emular» arquitecturas mucho más viejas sin pérdida de desempeño. Se hicieron muestras en programa pesado como Maya y juegos como Shadow of the Tomb Raider (Imagen: Reproducción/Felipe Demartini)

La integración entre hardware y programa en las PCs va alén de la arquitectura. En otra revolución anunciada esta semana, Apple está integrando su ecosistema de apps, con programa libre para la plataforma móvil de Apple y iPadOS ejecutándose en macOS desde la versión Big Sur. También, ahora se están haciendo coaliciones a fin de que las apps desarrolladas para las PCs de la marca admitan bien la transición.

Según Apple, para finales de 2020, en el momento en que lleguen las primeras máquinas con chips propios, todo el programa profesional de la compañía, como Final Cut Pro y Logic Pro, va a ser completamente coincidente. Microsoft asimismo está en exactamente el mismo barco, exactamente la misma Adobe, con la suite de Office y la suite de apps Creative Cloud no solo siendo compatibles, sino se ejecutan en una versión nativa para procesadores ARM.

Pero ¿qué ocurre con el resto? No existe nada que tener miedo, según el vicepresidente de ingeniería de programa de Apple, Craig Federighi, quien asimismo pronostica un movimiento fluido para los programadores de apps de todos y cada uno de los tamaños. Para probarlo, en la WWDC, la compañía mostró el juego Sombra del Tomb Raider ejecutándose en los nuevos procesadores customizados, sin inconvenientes de desempeño visibles.

Para realizar situación el sueño visto en la presentación, Apple presentó Rosetta 2, con la capacidad de transformar programa desarrollado para la arquitectura x86 y llevarlo a cabo coincidente con el nuevo formato. Según Federighi, la iniciativa es que este desarrollo se haga sin precisar cambios ni adaptaciones, logrando completarse en pocos días para “la mayor parte” de los programa libres en el mercado.

Una vez transformados, empiezan a ser útil como apps Universal 2, un indicio que revela la aptitud de marchar tanto en x86 como en ARM. Y para probar lo bastante que está en juego en esta transición, Apple proporciona un kit de avance en formato Mac mini, que va a traer todos y cada uno de los elementos precisos para esta transformación y que dejará evaluar la novedosa arquitectura para las apps recientes.

Te puede interesar:  Cómo seleccionar varios archivos en Finder en Mac

Para el programa no transformado, Rosetta 2 asimismo puede accionar como un simulador, lo que deja que las apps mucho más viejas se ejecuten en sistemas actualizados de manera transparente para el usuario. Apple asimismo asegura que, en este sentido, la pérdida de desempeño habría de ser indetectable, puesto que su iniciativa de integración comprende todo el ecosistema de hoy, sin que absolutamente nadie se quede atrás. Por lo menos por el momento.

Cambio en un par de años

La búsqueda de un mayor control en el avance y lanzamiento del hardware es un fin, pero las actualizaciones de desempeño y un avance equilibrado entre chips y programa asimismo comentan el cambio (Imagen: Reproducción/Felipe Demartini)

La mayor preocupación de los programadores y clientes de programa es sobre la conversión de apps y el objetivo del soporte para las arquitecturas recientes, tras todo, por más que Apple prometa simplicidad y adopte su alegato de que las cosas «sencillamente marchan», quien comprende un tanto mucho más sabe que no es tan de este modo. En algún instante, va a ser poco práctico sostener el soporte para arquitecturas y sistemas tan distintas, conforme toman forma los mucho más recientes. En este sentido, la información es aún algo difusa.

Como se dijo, la iniciativa es publicar los primeros Mac con chips ARM a fines de 2020, pero los nudos con Intel proseguirán estando “por años”, según la compañía. Esto quiere decir que los modelos recientes y viejos, con procesadores de marca, coexistirán en el mercado adjuntado con la novedosa arquitectura, pero resalta un punto: a lo largo de la WWDC, Apple charló de una transición que duraría un par de años, y este semeja ser el instante. hasta el momento en que las cosas cambien ciertamente y sin retorno.

La ventana asimismo se utiliza para que los programadores amolden sus apps y dejen de depender de sistemas de emulación como Rosetta 2. En verdad, es bien difícil comprender precisamente qué sendero va a tomar Apple tras este periodo de un par de años, pero comunmente transiciones afines en las tiendas de apps conducen a plazos de conversión, con apps más tarde reducidas en alcance hasta el momento en que desaparecen de las tiendas on-line.

Asimismo hay que estimar cuánto tiempo Apple quiere sostener esta asociación “popularizada” con Intel. Si el período es asimismo de un par de años, se puede meditar que la compañía lanzará poco a poco más ordenadores con arquitectura ARM al mercado, en menoscabo del resto, lo que va a hacer que los propios individuos asimismo pasen por esta transición de manera natural. Un número menor de máquinas con sistemas viejos, tal como interfaces de creación de apps actualizadas, hacen que el programa nazca listo para la novedosa generación, al paso que la vieja se marcha quedando atrás poco a poco más hasta el momento en que, nuevamente, ya no es importante.

ecos del pasado

Los procesadores PowerPC estaban en el corazón de las Mac antes de la asociación con Intel, que fue alentada por una mayor necesidad de popularización y aproximación con otras resoluciones. El reconocimiento del iMac fue entre los desencadenantes del cambio (Imagen: Folleto/Apple)

Cualquier persona con buena memoria debe rememorar el aviso de la asociación entre Apple y también Intel, efectuado en 2005 y asimismo mencionado como innovador, por el hecho de que verdaderamente lo fue. Fue el comienzo de un desarrollo de integración entre los ordenadores de Apple y el resto de la industria, reduciendo las barreras entre los 2 ecosistemas informáticos y, para bastantes, alguna de las muchas transladadas del desarrollador para popularizar sus ordenadores.

La asociación entre las compañías ha traído distintas provecho, siendo el primordial dado que las PC y las Mac tienen procesadores afines. Esto facilitó la conversión de apps y también logró viable que los primordiales players ingresasen al ecosistema, siendo su contrincante Microsoft y la publicación de la suite Office en las PCs Apple un jalón esencial en esta transición.

Por ese momento, hace 15 años, Apple asimismo se encontraba abandonando una arquitectura dueña, pero no tanto. Los Mac de la temporada funcionaban con chips PowerPC dentro suyo, procesadores que fueron fruto de una coalición entre Apple, IBM y Motorola desde 1991. Hasta hoy los chips son homónimo de prominente desempeño y un óptimo equilibrio entre desempeño y consumo energético.

Prueba de esto fue la utilización de procesadores de coalición aparte de PCs y servidores. Juegos para videoconsolas como la PlayStation 3 de la empresa Sony y la Xbox 360 de Microsoft llegan al mercado con procesadores de este género dentro suyo. Nintendo no tuvo mucho más de tres eras sucesivas de interfaces que usan esta arquitectura, empezando con GameCube, seguida de Wii y después Wii U. La compañía abandonó el formato a favor de la arquitectura Tegra de Nvidia, que está en la actualidad en el interior. de la Switch, al tiempo que el resto majors apuestan por las resoluciones de AMD.

Se estima que TSMC de Taiwán sea el primordial colega de Apple en la fabricación de chips ARM para las novedosas Mac, que van a llegar mucho más adelante este año (Imagen: Folleto/TSMC)

El desenlace de la asociación de sobra de una década no llama la atención a Intel, evidentemente, pero tampoco es una novedad efectiva. Fuera del mercado de PC, donde compañías como Dell, HP, IBM y otros desarrolladores lideran el sendero en los pedidos de procesadores, Apple fue entre los enormes asociados del desarrollador. La relación era tan angosta que los comentarios apuntaban a la oportunidad de que iPhones y iPads asimismo consiguieran chips desarrollados por el desarrollador, pero los comentarios jamás prosperaron en tanto que la compañía de Cupertino invirtió poco a poco más en sus resoluciones.

En números, contamos cerca de $3 mil millones en ventas de chips por año y poco menos del 5% del negocio de Intel en este mercado. No obstante, aquí hay un aspecto agravante: el objetivo de la asociación se genera en un instante de guerra comercial entre el gobierno de EE. UU. y China, con la administración Trump preocupada por la pérdida de importancia de las compañías estadounidenses en el ámbito tecnológico. La novedad del divorcio entre 2 de las primordiales compañías del rubro en el país precisamente no va bien con esta ocasión.

O sea en especial cierto en el momento en que cree que los nuevos chips ARM en las Mac han de ser desarrollados por TSMC de Taiwán. Y mientras que las diálogos sobre la implantación de una exclusiva factoría de la compañía asiática en suelo americano no avanzan, la sensación es que el abismo entre este y el otro lado de todo el mundo debe hacerse aún mayor.

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart