Privacidad de los niños en Internet

Altavoz inteligente Echo Dot

Este es, indudablemente, un tema que crea mucha discusión. En una generación llamada “iGen”, donde todo se comparte mucho más veloz que en un abrir y cerrar de ojos, donde el idioma portugués da paso a una secuencia de cantidades y símbolos, donde todo se abrevia, donde se conecta con todo y con todos, aun sin comprender quién está al otro lado: debatir la intimidad semeja absurdo. Con la proliferación de gadgets móviles inteligentes con ingreso a Internet, nuestros apuntes personales están dificultosamente expuestos. Como es natural, se usan con el objetivo de sugerir modelos, compras, pagos y múltiples otras buenas pretenciones. Pero como una moneda tiene 2 caras, Internet asimismo. La expansión de las maneras de comunicación nos puso bajo riesgo inminente de hurto de información, piratería de teléfonos celulares, invasiones de gadgets, discriminación, exposición no deseada y, gracias a la exposición excesiva, tenemos la posibilidad de desarrollar anomalías de la salud que aun tienen la posibilidad de conducir a la desviación de la personalidad.

Ahora mismo y en este contexto, hay una preocupación nuevo en todos y cada uno de los países desarrollados y desarrollandose sobre de qué forma resguardar la información personal y su empleo por la parte de terceros. La LGPD (Ley General de Protección de Datos), que fue editada en 2018 en España, regula la utilización de esa información, incrementa el nivel de intimidad del sujeto y pide a quien consigue la información plena compromiso por su empleo y procesamiento. No obstante, nada de esto sirve si los individuos no se comportan apropiadamente al entrar a Internet, accionar que transporta al sujeto a ser mucho más receloso de su información personal, a sabiendas de que puede ser usada para objetivos deplorables.

La intimidad de sus datos personales es un derecho primordial de la persona. Solo compartes cuándo, de qué forma y con quien desees. De conformidad con la LGPD, absolutamente nadie puede usar sus datos personales sin su permiso, el que ha de ser libre, informado, inequívoco y para una finalidad concreta. Por ende, si hay una ley que regula y resguarda sus datos personales, en este momento es dependiente de usted resguardarlos y utilizarlos apropiadamente. La intimidad de la información es el primordial propósito de los ciberataques. Es basado en esta información que se efectúan raptos, expolies, latrocinios, destrucción de información y múltiples otros delitos.

Como podemos consultar, el término de intimidad como lo conocíamos la última generación no cambió, sencillamente cambió de interfaz. Tratar la intimidad de la información en la familia, hoy en día, es primordial. Evidentemente, los progenitores o tutores no en todos los casos tienen la posibilidad de sostenerse cada día con lo que los pequeños publican o distribuyen en Internet. Y conforme avejentan, la sensación de pérdida de control incrementa aún mucho más. Esto, no obstante, no es fundamento de enajenación, sino más bien de entender la necesidad real de este control y de qué forma realizarlo. Siempre y en todo momento resalto que el diálogo es primordial en cualquier relación. Y en un planeta donde las cosas semejan confundirse, frecuentemente sin tener iniciativa de las secuelas, el diálogo jamás puede quedar en un background.

Enseñe a sus hijos, y asimismo a usted, criterios para estar comunicado por medio de Internet con la gente.

Es esencial charlar con sus hijos sobre el género de accionar que están adoptando en las comunidades y también Internet por norma general. Si es viable, intente efectuar un rastreo de lo que entran. Esto sonará como una invasión de la intimidad (suena repetitivo, ¿no?), pero si has logrado entablar un diálogo fructífero, comprenderán que es una medida de protección y no una agresión.

Tienes la opción de disponer terminadas herramientas de seguridad (suites) que te dejan supervisar virus y programas maliciosos, y además de esto traer consigo múltiples otras herramientas que son vitales para resguardarte mucho más al entrar a internet. Una de estas herramientas -y que siempre y en todo momento nomino- es el Control Parental. Esta herramienta deja supervisar de manera eficiente el ingreso a Internet, detallar tiempos de empleo, supervisar contenidos, prohibir el ingreso a ciertos websites y apps como: websites pornográfico, cámaras web sexo en directo, conversas, comunicadores en el juego y otros. Además de esto, puedes programarlo para mandar reportes por Correo electrónico según el horario que determines. Frecuenta aceptar la instalación en todos y cada uno de los gadgets móviles inteligentes, incluidos teléfonos capaces, tabletas, cuadernos y computador).

La charla con tus hijos sobre intimidad debe emprender la prohibición de información como: publicación de fotografías, direcciones, prácticas cotidianas y datos personales, entre otros muchos temas que estimes importantes. Es esencial apuntar que, al comienzo, va a haber resistencias y enfrentamientos, no obstante, como en toda relación, hay que sostener la situación y no ceder, recordando siempre y cuando la violación de los preceptos de intimidad pone bajo riesgo al sujeto y la familia asimismo. Hay un dicho en el área de Seguridad de la Información que me agrada bastante y que afirma: “Una cadena no es mucho más fuerte que su eslabón mucho más enclenque”, o sea, halla el eslabón enclenque y la cadena se rompe.

Internet, a la inversa de lo que varios dicen, no es un territorio sin ley

Deje atrás ciertas prerrogativas sobre el ingreso seguro y privado a Internet y va a estar en inconvenientes. Por poner un ejemplo, si tu hijo ha descargado de internet ciertas fotografías de esos millones de fotografías de pequeños y jovenes desnudos y las almacena en su celular o en otro sitio al que solo él logre entrar, o para colmo, si comparte estas fotografías., podrían estar cometiendo un delito de pedofilia y van a estar sujetos a la legislación vigente:

Arte. 241-A, del Estatuto del Niño y del Joven ECA (Ley N° 8069/90, cambiada por la Ley N° 11.829/2008): “Prestar, permutar, poner predisposición, trasmitir, repartir, difundir o dar a conocer por cualquier medio, aun mediante sistema informático o telemático, fotografía, vídeo u otro registro que tenga dentro una escena de sexo explícito o pornográfico con un niño, pequeña o joven”. Pena: reclusión, de 3 (tres) a 6 (seis) años, y multa.

1 En exactamente las mismas penas incurren quienes:

I – Garantiza los medios o servicios para el almacenamiento de las fotografías, situaciones o imágenes a que tiene relación la sección primordial de este producto;

II – Asegure, por cualquier medio, el ingreso vía red informática a las fotografías, situaciones o imágenes mentadas en el caput de este producto.

Internet, opuestamente a eso que muchas personas afirma, no es una tierra sin ley. Hay leyes y hay hábitos que tienen la posibilidad de llevar a la gente a delinquir. ¿Invitarías a un extraño a tu casa sin entender de lo que sería capaz? Entonces, ¿de qué manera “invitan” la gente a otros a ser una parte de su comunidad y los tratan tal y como si los conociesen desde hace unos años y supiesen precisamente con quién tratan?

Enseña a tus hijos –y tú asimismo– criterios para estar comunicado mediante internet con la gente, así sea agregándose a las comunidades, o introduciendo contactos en los celulares de la familia.

Intente, dentro de lo posible, mantenerse cerca de sus hijos mientras que entran a Internet. Intente ser una parte de su red de amigos en las comunidades y guíelos a fin de que no escondan a sus amigos en las comunidades. Si vas a localizarte con alguien en solitario, pregúntale quién es, dónde vive, qué hace, de quién es amigo. En el caso de duda, continúa. Jamás lo dejes ir solo a hallarse con un extraño. Consiga ingreso a todas y cada una de las claves de acceso de sus hijos. Compruebe de manera regular el historial de su navegador de Internet y no deje que lo borren. Si esto pasa habitualmente, instale una herramienta de control parental. Enséñeles a informarle si vieron o entrado en un ubicación no apto para su edad o tiene dentro contenido no apto. Pregúnteles qué hallaron en Internet, qué les agradó y qué no les agradó y por qué razón. Precisan desarrollar un sentido crítico de lo que ven y publican en Internet. Enséñeles que hay una compromiso compartida con lo que publican y que sus publicaciones tienen la posibilidad de malinterpretarse si se ponen incorrectamente. Omitirse en ciertos temas que brotan en la red no es enajenación, especialmente si se es siendo consciente de las secuelas que se tienen la posibilidad de derivar de estar o no según lo que se está opinando en un preciso instante. correo.

De todas maneras, internet es un increíble ámbito para desarrollar amistades, comunicar instantes, llevar a cabo negocios, estar comunicado de manera rápida, hacer redes para acciones sociales y otros. No obstante, como todo en la vida, tiene sus peligros y lo que hagas con él tiene secuelas. Adoptar una actitud responsable y sentido crítico. afilado trae consigo gigantes provecho. En el momento en que nos sentamos en frente de un dispositivo para entrar a internet, no dejamos de ser Tizens y no nos sumergimos en un planeta paralelo. Nos encontramos sujetos a exactamente los mismos rigores de la ley. Usar los elementos que poseemos de forma sana y responsable, y replicar esta actitud en nuestra familia, amigos, vecinos y círculos sociales, nos va a hacer mucho más resistentes a las amenazas, mucho más Tizens, mucho más íntegros y mucho más divulgadores del conocimiento.

Piense en eso. Y si tienes alguna duda, sugerencia o precisas alguna orientación, no tengas dudas en ponerte en contacto.

¡Gracias!

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart