Samsung Galaxy S21 Ultra: análisis y opiniones

Añade tu reseña

1.045,00 IVA Incluido

1.045,00 IVA Incluido

El calendario de lanzamientos de Samsung se adelanta y el Galaxy S21 Ultra ya está entre nosotros. El primer smartphone premium de 2021 del fabricante coreano promete más rendimiento, más cámaras y más funciones, incluyendo una compatibilidad sin precedentes con el S Pen, un lápiz óptico que aterriza por primera vez en un teléfono fuera de la línea Note.

Al igual que su predecesor, el Galaxy S21 Ultra sigue impresionando con su enorme pantalla de 6,8 pulgadas, su batería de 5.000 mAh y sus cuatro cámaras traseras con zoom de hasta 100x. Pero, ¿es realmente bueno? He utilizado el nuevo y caro smartphone de Samsung durante las últimas semanas y te cuento mis impresiones a continuación.

Diseño

Samsung Galaxy S21 Ultra Review

El Galaxy S21 Ultra no rehúye de sus orígenes, pero es más refinado en comparación con la generación anterior. El conjunto de la cámara, que parecía una pequeña estufa de cuatro fuegos, estaba más integrado en el diseño del smartphone, con un bisel que se filtraba hacia el lateral. Y la parte trasera de cristal con acabado mate es sobria y elegante, quizás la Samsung no necesitaba grabar un vídeo de tres minutos sólo para hablar del tono del negro, pero incluso a mí, que subo la nariz por los teléfonos con colores neutros, me ha gustado el resultado.

El tamaño del teléfono sigue siendo prácticamente el mismo, a pesar de la pequeña reducción de la pantalla, que pasa de 6,9 a 6,8 pulgadas. Tal vez no quepa en el bolsillo de tu pantalón y, si lo hace, lo sentirás todo el tiempo debido a sus 227 gramos. Además, para aprovechar la compatibilidad con el S Pen, hay que reservar un espacio extra: como no hay hueco para guardar el lápiz, a diferencia de la línea Note, la solución que recomienda Samsung es comprar una funda especial con compartimento lateral.

Pantalla

La pantalla del Galaxy S21 Ultra tiene una calidad excelente, como en todos los anteriores topes de gama de Samsung, pero un punto me llamó la atención este año: la fuerza del brillo. La propia compañía habla de un pico de 1.500 nits, que es un 25% más brillante que el último modelo y que debería garantizar una buena experiencia al ver películas con HDR o cuando se está en un día soleado. La superioridad se notó en cuanto encendí el dispositivo y destacó incluso cuando puse un iPhone 12 Pro al lado.

Te puede interesar: Samsung Galaxy S21

Además del mayor brillo, que contribuye al contraste de una buena AMOLED, la pantalla se siente fluida gracias a la tasa de refresco variable de hasta 120 Hz. Puede que la pantalla sólo se actualice 10 veces por segundo cuando muestra contenido estático para ahorrar batería, pero es fluida cuando lo necesita, sobre todo en los juegos. Otra novedad con respecto al Galaxy S20 Ultra es que el modo de 120 Hz funciona incluso con la resolución máxima de 3200×1440 píxeles, no solo con Full HD+.

Bajo la pantalla de cristal, que tiene los laterales curvados y protección Gorilla Glass Victus, el Galaxy S21 Ultra alberga una cámara selfie de 40 megapíxeles en un hueco muy discreto y un nuevo escáner ultrasónico de huellas dactilares, con una zona un 70% más grande que el último modelo, lo que significa que tiene más posibilidades de acertar donde pone el pulgar. El desbloqueo es rápido y bastante útil en estos tiempos de pandemia, que han quitado la practicidad al reconocimiento facial.

Pero no puedo dejar de criticar la diferencia entre el Galaxy S21 Ultra y sus hermanos menores: el Galaxy S21 y el Galaxy S21+ tienen un brillo más débil, un rango de frecuencia de refresco más limitado, una pantalla plana, una menor resolución y no son compatibles con el S Pen. No se nota tanto como en los tiempos del iPhone XR con LCD y del iPhone XS con OLED, pero esta importante diferenciación en Samsung hace que parezca que los modelos menos caros se han quedado estancados en la generación pasada.

Software y S Pen

El Galaxy S21 Ultra ejecuta Android 11 fuera de la caja con la interfaz One UI 3.1, que ha aportado pequeños refinamientos y ha dado nueva vida a lo que, hoy en día, es probablemente la experiencia de software más precisa en un Android. Las cosas han sido mejores en el pasado, cuando no había unas cuantas aplicaciones de dudosa utilidad preinstaladas, pero se nota que el trabajo sigue siendo bueno, con elementos bien colocados, pantallas cuidadosamente diseñadas y una identidad visual coherente en todo el sistema.

Al igual que en otros Samsung Galaxy más caros, encontrarás el modo DeX, totalmente inalámbrico, que permite utilizar el teléfono como un escritorio conectado a un monitor o televisor, además de funciones como el asistente personal Bixby, el sistema de pago Samsung Pay y la tecnología Dolby Atmos para mejorar la inmersión sonora.

Pero la gran novedad y la mayor fuente de dudas es, por supuesto, el soporte para el S Pen. En la línea Note, el uso del bolígrafo era más intuitivo porque ya venía con el dispositivo y estaba integrado en el diseño, con un compartimento que servía no sólo para no perder el accesorio, sino también para cargarlo y emparejarlo. En el Galaxy S21 Ultra, el funcionamiento es similar, pero hay algunas diferencias clave.

El bolígrafo en sí es pasivo y no necesita batería ni Bluetooth si sólo quieres escribir o dibujar; el reconocimiento de la punta por inducción electromagnética se deja en manos de la pantalla. El tradicional botón lateral, que se utiliza para cambiar entre lápiz y goma de borrar, o incluso para realizar comandos secundarios cuando la punta está cerca de la pantalla, también funciona, ya que no requiere energía eléctrica. Eso significa que cualquier S Pen de Galaxy Note funciona (incluido un modelo de Lamy que conseguí hace unos años).

Cámara

Si el Galaxy S20 Ultra impresionó con unas especificaciones gigantescas en las cámaras, el Galaxy S21 Ultra redobla la apuesta. Todavía nos queda un sensor principal de 108 megapíxeles, un ultrawide de 12 megapíxeles y no uno, sino dos teleobjetivos: el primero con zoom óptico 3x, el segundo 10x. En la práctica, esto hace que esas fotos con zoom digital de 100x sean más utilizables (y ni siquiera era necesario escribir ese número en letras grandes en el reverso esta vez).

Te puede interesar: Xiaomi Redmi Note 10 Pro

En condiciones favorables, el Galaxy S21 Ultra hace buenas fotos con cualquiera de las cuatro cámaras. El rango dinámico es excelente y no decepciona incluso en objetivos que podrían ser peores, como el teleobjetivo periscópico 10x. Los colores tienen una pequeña ganancia de saturación que no hace que el resultado sea artificial y hace que las fotos sean más «instagrameables» sin necesidad de edición previa. Noté una aberración cromática en las esquinas de las fotos de ultra ancho, pero el problema era muy sutil.

En modo nocturno, las fotos con zoom hasta 3x tienen buena definición, poco ruido y mucha saturación, con un refuerzo en los puntos de iluminación muy característico de Samsung. Algunos pueden considerar que las fotos nocturnas tienen un aspecto excesivamente procesado y artificial, más aún si se comparan con las de los iPhones, pero la mayoría debería juzgar el resultado como bastante agradable. Los colores de las fotos del Galaxy S21 Ultra no representan la realidad, pero la realidad suele ser demasiado aburrida.

El objetivo 10x me produjo sentimientos encontrados. El punto positivo es que las fotos de objetos a distancia, cuando hay buena iluminación natural, son con una nitidez que nunca he presenciado en un móvil (el Huawei P30 Pro es el que más se acerca, pero sigue perdiendo). La estabilización óptica ayuda a que la foto se produzca incluso con el temblor natural de las manos. Además, combinando el zoom digital y llegando hasta 30x, una gama aún más absurda, las fotos siguen siendo buenas.

Pero, por supuesto, no hace milagros. Para empezar, el zoom 100x, a pesar de tener un botón cautivo en la aplicación de la cámara, es casi inútil. No sólo porque la nitidez es terrible, sino también porque es difícil encuadrar el sujeto. Y el uso de este objetivo está muy restringido: como tiene una apertura muy pequeña de f/4,9, el software de Samsung da prioridad a otros objetivos (como el teleobjetivo 3x con apertura f/2,4) si la iluminación es un poco menos que ideal, como en una tarde nublada.

Si la apertura de la lente periscópica del Galaxy S21 Ultra fuera más amplia, podría servir como una gran lente macro, una característica que Samsung y especialmente Motorola han intentado incluir en teléfonos más sencillos con una implementación muy decepcionante. Como es difícil usar este objetivo y la distancia mínima de enfoque no es tan corta, me quedo con la esperanza de un Galaxy S22 Ultra que mejore este aspecto.

Ya los selfies siguen con buena definición, enfoque preciso y una exposición que prioriza el rostro, a veces en detrimento del paisaje. A pesar de no haber tenido problemas con el tono de la piel en los teléfonos premium de Samsung, me ha gustado una opción adicional en la cámara frontal: se puede elegir entre el modo Claro, que deja la cara más blanca y rosada; y el Natural, más al gusto occidental en general. Las diferencias son sutiles, pero deberían gustar a más gente.

Para los que les gusta filmar, el Galaxy S21 Ultra sigue con los mismos números, con capacidad máxima de grabación en 8K a 24 fotogramas por segundo. Un modo interesante es el Director’s View, que dispara con la cámara frontal y trasera al mismo tiempo, e incluso permite cambiar entre tres lentes en la parte trasera, algo bastante impresionante no sólo desde el punto de vista creativo, sino también de procesamiento (sería mejor si no se limitara a Full HD).

Como estas observaciones pueden hacer que parezca que me estoy quejando con el estómago lleno, vale la pena señalar: sí, el Galaxy S21 Ultra tiene unas cámaras increíbles. Sí, las capacidades fotográficas están en un nivel completamente nuevo, especialmente para los que les gusta el zoom. Y, sí, va a ser casi imposible encontrar algo mucho mejor que eso a corto plazo.

Hardware y batería

El hardware del Galaxy S21 Ultra representa un paso adelante, pero el smartphone acabó llamando más la atención por lo que no aportó. La ausencia más comentada, revelada en exclusiva por TecnoBreak el año pasado, es el cargador, que ya no viene en la caja. La justificación de Samsung es la misma que la de Apple: preservar el medio ambiente no enviando cosas que ya tienes. Los auriculares también se quedaron fuera; el dispositivo solo trae un cable de carga con USB-C en ambos extremos.

Dentro del teléfono, hay dos ausencias. Uno de ellos es la ranura microSD: si usas mucho espacio, la solución es enviar todo a la nube o comprar una versión con más memoria. La otra es la transmisión magnética segura (MST), una tecnología que simula la banda magnética de la tarjeta y que entra en juego en Samsung Pay cuando la máquina no es compatible con NFC. Esta decisión pone a Samsung Pay, que tenía mayor aceptación hasta entonces, al mismo nivel que Apple Pay y Google Pay.

Todavía se pueden utilizar dos chips portadores físicos simultáneamente, o un chip físico y una eSIM. La compatibilidad con el 5G se convirtió en estándar en el Galaxy S21 Ultra. También está presente el nuevo chip de banda ultraancha (UWB), que funciona junto con productos como Galaxy SmartTag+, un rastreador que ayuda a encontrar objetos perdidos en los alrededores.

En Latinoamérica, el procesador del Galaxy S21 Ultra es el Exynos 2100, con ocho núcleos de CPU y un chip gráfico Mali-G78 MP14. Critiqué el hardware del Galaxy Note 20 Ultra porque trajo un chip más nuevo a Estados Unidos y dejó al resto del mundo con un Exynos 990 que ya no era el mejor seis meses antes. En esta ocasión, el enfrentamiento entre el Exynos 2100 y el Snapdragon 888 está más igualado: las diferencias están ahí, pero sólo para los que se preocupan de mostrar una impresión con 50 puntos más en una aplicación de benchmark.

Como se esperaba de un Android caro, el rendimiento es muy bueno. Los juegos se ejecutan con los gráficos al máximo y con una tasa de imágenes constante, sin tartamudear. Sólo me preocupaba una característica muy persistente del Galaxy S21 Ultra: se calienta demasiado, especialmente en la esquina superior izquierda. Claro que las olas de calor del último verano no han ayudado, pero el dispositivo de Samsung se calienta más que el iPhone 12 Pro Max (que ya consideraba bien esquentadinho).

Afortunadamente, la potencia de fuego del Galaxy S21 Ultra no se refleja en un consumo exagerado. La batería de 5.000 mAh no me abandonó en los días de prueba: incluso en la prueba más intensa, con 4h30min de pantalla encendida y 6h escuchando podcasts vía 4G en la sala de espera de un hospital, aún quedaba un poco de carga al final del día. A pesar de no haber ejecutado ningún juego, el brillo estaba alto la mayor parte del tiempo y todos los ajustes estaban en los valores predeterminados, entonces el resultado es positivo.

En la prueba estándar de cuarentena, con tres horas de streaming en Netflix, una hora de navegación web y media hora de Asphalt 9, siempre con el brillo al máximo, en Full HD+, 120 Hz y conectado a Wi-Fi, la batería del Galaxy S21 Ultra pasó del 100% al 64%. Es un resultado excelente, muy por encima del Galaxy Note 20 Ultra y ligeramente superior al iPhone 12 Pro Max, el tope de gama más duradero que he analizado en 2020.

Opiniones Finales sobre el Galaxy S21 Ultra

El Galaxy S21 Ultra es una buena actualización generacional, ya que aporta una pantalla que tiende a consumir menos batería, un diseño de acabado más sofisticado y una impresionante cámara con zoom óptico. No hará que ningún usuario del Galaxy S20 Ultra salga corriendo a comprar el nuevo modelo, ni siquiera con soporte para 5G y S Pen, pero es una excelente opción de gama alta de Android para aquellos que puedan gastar esa cantidad de dinero en un teléfono.

Entre un Galaxy S21 Ultra y un iPhone 12 Pro Max, el dispositivo de Samsung es una mejor opción si te gusta ver más lejos con las cámaras y quieres una pantalla un poco más grande sin un notch tan llamativo en la parte superior. Las diferencias de rendimiento, batería y pantalla están ahí, pero no son significativas; la mayoría de la gente debería considerar el sistema operativo más como un factor en su decisión de compra.

Para aquellos que son fans de la línea Note, aún no es hora de migrar. El S Pen funciona incluso en el Galaxy S21 Ultra, pero está claro que no es el centro del producto. Aunque tiene una batería más pequeña, un procesador más antiguo y unas cámaras ligeramente inferiores (aunque excelentes), el Galaxy Note 20 Ultra es una opción más sensata. También puedes esperar: estoy seguro de que tendremos un nuevo Note en los próximos meses.

En definitiva, el Galaxy S21 Ultra representa lo mejor que se puede hacer en un smartphone de forma tradicional, sin ranura para el lápiz ni pantalla que se pliegue. La falta de una ranura microSD, la elección de un procesador Exynos o la eliminación del cargador pueden incluso hacer que Samsung pierda una venta aquí y allá, pero la compañía sigue jugando sobre seguro y cumpliendo todo lo que prometió.

Venta
Samsung Smartphone Galaxy S21 Ultra 5G de 256 GB con Sistema Operativo Android...
  • Cámara teleobjetivo de 10 MP; cámara frontal de 40 MP; cámara gran angular de 108 MP: el poder de tomar las óptimas fotos con...
  • Smartphone de 120 Hz con pantalla Dynamic AMOLED 2X de 6,8 pulgadas: brillo y nitidez mires por donde mires
  • La batería de tu móvil Galaxy S21 Ultra incorpora 5000 mAh para que tengas energía todo el día

Samsung Galaxy S21 Ultra: análisis y opiniones
Samsung Galaxy S21 Ultra: análisis y opiniones

1.045,00 IVA Incluido

TecnoBreak
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart