Reseña de Sandman │ Un sueño hecho realidad, pero con algunos contratiempos

Altavoz inteligente Echo Dot

Las adaptaciones siempre y en todo momento son complejas. Pese a la tentación de meditar que la historia está ya lista, llevar una obra de un formato a otro es tan (si no mucho más) difícil que hacer algo desde el princípio. Tras todo, mucho más que elegir qué entra y qué sale, el auténtico desafío es amoldar el lenguaje de un formato a otro.

Con hombre de arena, esto siempre y en todo momento fué una preocupación muy presente. Considerado entre los enormes tradicionales de la historieta, la obra de Neil Gaiman no solo es refulgente por su enorme historia, sino más bien por la manera en que usa el lenguaje de las historietas para llevarlo a cabo. El arte secuencial encaja con perfección en el estado anímico onírico del Ensueño y es esta combinación de guion y también ilustraciones lo que provoca que el viaje de Morfeo sea único en el Noveno Arte. Entonces, ¿de qué manera llevar todo lo mencionado a una serie?

El desafío de Netflix, en sí, fue suficientemente desafiante. Añada a la ecuación el fracaso reciente de Bebop del vaquero y los otros intentos de la compañía de amoldar las proyectos de los cómics y tienes una pesadilla lista para aterrorizar a los entusiastas. No obstante, pese a todas y cada una de las conjeturas negativas, hombre de arena llega al uso contínuo realizando situación el sueño de una generación de entusiastas, pero ¿a qué precio?

lealtad extrema

Así sea por el temor a reiterar fallos recientes o por la fácil presión de confrontar a una obra tan fuerte, querida y simbólica, queda patente durante los diez episodios de esta primera temporada la preocupación del estudio por llevar a la pantalla la narración de los cómics. lo mucho más leal viable. Para los entusiastas que decoraron todas las páginas del cómic, o sea especial.

Cada episodio es una traducción prácticamente así del cómic hasta el punto de contener situaciones y diálogos prácticamente sin cambios. La primera temporada comprende los acontecimientos de Prólogos y Nocturnos y Casa de muñecas, los 2 primeros álbumes de cómics del personaje. Por norma general, es prácticamente tal y como si cada episodio representase una edición del cómic, tal es su lealtad. Y ahí es donde las cosas comienzan a incordiar.

La serie se preocupó por ser leal a los cómics en todos y cada uno de los puntos, en especial en lo visual (Imagen: Divulgación/Netflix)

Como fanático del material de origen, es excelente ver a Morpheus (Tom Sturridge) ir tras sus herramientas tras pasar un siglo encarcelado en el planeta de la vigilia, retando a Lucifer (Gwendoline Christie) o persiguiendo al asesino en serie Corinthian (Boyd Holbrook) como en el original.

No obstante, esto está lejos de ser una adaptación. En verdad, lo que logró Netflix fue transponer la narración de un formato a otro, ignorando las peculiaridades del lenguaje de los cómics y asimismo de nuestra televisión, lo que provoca que, en el final, la serie no tenga exactamente el mismo encontronazo que el original en toda la disparidad impresa en todos y cada página.

Pero no me malinterpreten: hombre de arena es increible y como lector me logró comer desaforadamente todos los capítulos, me encanto con la recreacion del Sueño y me logró revisar ciertos capitulos especificos, estaban buenisimos. Pero todo lo mencionado es considerablemente más mérito de la escritura de Neil Gaiman que verdaderamente un logro de la serie.

Al intentar juntar 2 arcos al unísono sin estimar amoldar su crónica, la serie crea 2 temporadas en una (Imagen: Divulgación / Netflix)

La enorme pregunta sobre la que hombre de arena tropieza es aferrarse —o estar encadenado— tanto a la lealtad que no puede ser el cómic, ni explotar la iniciativa de una historia serializada. Esto se sabe en el momento en que te percatas de que este intento de englobar los 2 primeros discos de HQ trae tramas que no se dialogan y el resultado es una temporada que no encaja.

Ser una adaptación de Prólogos y Nocturnos y Casa de muñecas, la serie precisaría tomar la historia, los elementos y los temas presentados en estos arcos y unirlos durante sus diez capítulos. No hay nada de malo en reiterar ocasiones y líneas, de todos modos nos chifla, pero debe existir cohesión en la narrativa que se muestra a fin de que todas estas piezas tenga sentido en el grupo. Y eso no es lo que pasa.

En la práctica, la preocupación por la lealtad hace hombre de arena Poseemos 2 temporadas clarísimas separadas de estos capítulos. Y cada uno tiene sus individuos y arcos narrativos que acaban en sí mismos.

El arco de Prólogos y Nocturnos es especial y cerraría realmente bien una primera temporada (Imagen: Divulgación/Netflix)

En la sección primera, que incluye Prólogos y Nocturnos, proseguimos la búsqueda de Morfeo de sus herramientas mientras que descubrimos la relevancia del Sueño para el planeta y asimismo de todo el mundo para el Sueño. Aquí, el foco está en exactamente el mismo Morpheus y John Dee (David Thewlis), un asesino que transporta una gema que puede llevar a cabo situación los sueños y que desea emplearla para eliminar las patrañas y fantasías de todo el mundo.

En la segunda mitad, todo lo mencionado es un hecho superado y la historia se transforma en la aptitud de transformación de los sueños. Y poco -si algo- de lo creado en la sección primera influye en la trama de Rose (Vanesu Samunyai) en la búsqueda de su hermano perdido y en su aptitud para eliminar el planeta onírico.

En el momento en que miras cada historia individualmente, hallas una serie que es verdaderamente lo que todo seguidor siempre y en todo momento ha amado ver. No obstante, ver el grupo es entender de qué forma le falta un factor de cohesión que enlace esta narrativa. Queda por amoldar el cómic para transformarlo en una serie.

Al retomar la narración de Casa de Bonecas, la serie presiona el reset y empieza otra trama que tiene poco diálogo con los primeros capítulos (Imagen: Divulgación/Netflix)

La solución que halló Netflix fue emplear a Corinthian como el personaje que conecta 2 tramas, lo que es considerablemente más una explicación que una solución. Es una pesadilla que ha escapado del Ensueño, el reino de los sueños, y que elige vivir entre humanos como un asesino en serie.

Pero su crónica unicamente se lleva a cabo en la segunda mitad de la temporada, en el momento en que se discute la oportunidad de que los sueños se transformen en algo mucho más. Hasta el momento, él es solo la figura que semeja urdir contra el personaje principal sin un peso real en este primer arco. Es prácticamente tal y como si fuesen individuos distintas.

Y eso solo exhibe cuánto hombre de arena Pregunte en su instante para amoldar el material original. El temor a enfadar a los fanes semeja haber paralizado a los escritores que han tomado el sendero simple de transponer situaciones enteras de un formato a otro, si bien la solución a este inconveniente no fue nada bien difícil. Bastantes diálogos o ocasiones auténticos bastarían para justificar lo que han anunciado los cómics.

los semblantes del sueño

En concordancia, dicho de esa forma, semeja que hombre de arena es un espectáculo horrible, que está lejos de la realidad. En verdad, el trabajo de Netflix de recrear el tradicional de los cómics es increíble, en especial al ofrecer forma a toda la disparidad que muestra Gaiman en los cómics.

La atmósfera onírica de Dreaming es increíble (Imagen: Divulgación/Netflix)

Jugar con el sueño y utilizar el arte para hacer el absurdo es algo que marcha realmente bien en las páginas de un cómic, pero que la serie logró plasmar realmente bien en la pantalla. Conocer el Ensueño es increíble, así sea en el momento en que el reino aún está en ruinas o aun en el momento en que ha recuperado su esplendor.

Y ese es solo un aspecto de qué artísticamente el espectáculo es inigualable. Si bien con ciertas restricciones de formato, este aura de cuento de hadas del reino de los sueños es solo entre los muchos cuidados que tuvo la producción en el momento de reproducir la fantasía del cómic. Esto pasa tanto por el Infierno como por todos los sueños visitados por Morfeo —además de esto, evidentemente, de la caracterización de los individuos—.

Si bien Tom Sturridge es un actor un poco con limite que siempre y en todo momento semeja estar al filo de las lágrimas, consigue encarnar bien la figura de Sandman. Perpétuo tiene esa mirada mucho más “etérea” que compensa la carencia de expresividad del chaval. Añade visto que es idéntico al personaje de los cómics y eso te hace opinar de forma automática que ese es el Rey de los Sueños.

Alguien escindió el logotipo de Johanna Constantine (Imagen: Folleto/Netflix)

Al tiempo, poseemos un elenco de acompañamiento que es verdaderamente bueno, del tipo del que te arrepientes de que se muestre tan poco. Jenna Coleman como Johanna Constantine es tan increíble que te hace estimar un spin-off de este personaje tan rápido como hace aparición en escena. También, Lucifer de Gwendoline Christie trae toda la sutileza y las contradicciones que muestra el demonio de los cómics, lo que provoca que todo sea un deleite de leer. para acompañar.

Lucienne (Vivienne Acheampong) es otra interesante sorpresa. En los cómics, el personaje es solo la bibliotecaria Dreaming, que es prácticamente sin importancia para la historia, pero gana bastante peso en la serie merced a la enorme actuación de la actriz. Ella da un contrapunto a Morpheus, entregando un enorme diálogo que siempre y en todo momento es muy provocativo y perspicaz. Y si bien el guion hombre de arena sin tener en cuenta muchas de las sutilezas que muestran los cómics, Acheampong consigue salvar esto en la interpretación.

David Thewlis da vida a John Dee, que es bastante superior y mucho más complejo que su homólogo de los cómics (Imagen: Folleto/Netflix)

No obstante, el punto culminante real es John Dee. En el cómic, es un villano olvidado de DC que actúa como un psicópata genérico que le hace cosas malas al Dream Ruby por el mero hecho de que es maligno y tiene poder. En la serie, no obstante, el actor David Thewlis provoca que el personaje sea considerablemente más atrayente y complejo al retratarlo como alguien perturbado que tiene una aceptable motivación tras sus acciones, si bien completamente controvertibles.

No por al azar, su combate con Sandman es bastante superior que el choque entre el personaje principal y Corinthian, que habría de ser el enorme clímax de la serie. Esto pasa tanto por el enorme trabajo de Thewlis como por el citado inconveniente en el momento de amoldar los arcos. Además de esto, el villano boca-en-los-ojos asimismo se tropieza con el aproximadamente trabajo de Boyd Holbrook.

¿Merece la pena ver a Sandman?

Si bien es bien difícil llamar hombre de arena de una adaptación y las ataduras provocadas por el temor a desagradar a los entusiastas siendo un fastidio incesante durante toda esta temporada que podrían ser 2, es realmente difícil no decir que la producción de Netflix es de las mejores novedades del año en lo que llevamos de año.

La serie golpea con mucho más fuerza y ​​tropieza con lo básico. La buena nueva es que esto se elude de forma fácil en una segunda temporada (Imagen: Folleto/Netflix)

Por un buen tiempo, hombre de arena se consideró una adaptación irrealizable de ocurrir. Aparte de una promesa cinematográfica que jamás llegó a despegar, el cómic tiene una legión de entusiastas devotos —que desean entender mucho más que nuestro creador, a propósito— y una carga de símbolos y significados en su crónica que varios vacilaban. que podría ser llevado a otro medio.

No obstante, lo que hemos visto aquí fue un sueño hecho situación. La serie recrea realmente bien no solamente la estética sino más bien asimismo la temática y toda la atmósfera onírica, fabulosa y ácida que marca la obra de Neil Gaiman. Más allá de que se aferra bastante al original y tropieza con la carencia de valor para ir mucho más allí y dar algo original para amoldar la historia al formato propuesto, todavía es una obra increíble a la altura del cómic de culto.

Para los entusiastas, es un paseo por las tierras del Sueño que estuvieron aguardando a lo largo de años para poder ver. Para los que llegan en este momento, una increíble bienvenida a un cosmos muy, muy rico y con un potencial tan infinito como la imaginación misma.

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart