Seis razones por las que los robots no robarán su trabajo | descargas

Altavoz inteligente Echo Dot

La IA (inteligencia artificial) (inteligencia artificial), que en algún momento se consideró una tecnología futurista y de ciencia ficción, asigna poco a poco más permisos a los robots. La función ahora se utiliza todos los días, en buscas en Internet y para hablar con ayudantes virtuales, como Siri y Alexa, y su adopción en el mercado de trabajo asimismo creció. Con esto, ciertos expertos se preocupan y se sugieren la próxima pregunta: ¿los robots robarán el trabajo de los humanos? La precisión y la agilidad de los gadgets tienen la posibilidad de atemorizar, pero la creencia de que la inteligencia artificial dejará sin trabajo a los usados es un mito.

  • Comprender de qué forma ‘piensa’ una Sabiduría Artificial

Según un informe anunciado por el Foro de discusión Económico Mundial en 2020, la automatización del trabajo debería cerrar 85 millones de cargos laborales en el mundo entero en medianas y enormes compañías para 2025. inteligencia artificial, esto es, un saldo positivo de 12 millones de ocasiones. Ahora, el TechTudo cuenta seis causas por las que los robots no tienen la posibilidad de hurtar su trabajo.

La lista cuenta seis causas por las que los robots no tienen la posibilidad de hurtar su trabajo — Fotografía: Alex Knight/Pexels

📝 ¿Waze emplea IA (inteligencia artificial)? Ver respuestas en el foro de discusión de TechTudo

1. La inteligencia artificial solo puede marchar desde una banco de información

La IA (inteligencia artificial) es un programa que logra “estudiar”, desde una programación anterior y observación de patrones, y utilizar los contenidos comprados en sus próximas acciones. No obstante, la inteligencia artificial precisa tener una banco de información sólida para marchar y, lo que es más esencial, ha de estar dispuesta para conducir los datos que recibe. Entonces, si la máquina recibe información que no se encontraba programada para interpretar, no va a saber qué llevar a cabo.

Si bien la tecnología ha evolucionado y ahora tiene múltiples funcionalidades en la sociedad, las inteligencias artificiales aún precisan que un humano las programe a fin de que logren interpretar los datos. Por otra parte, la gente de carne y hueso son considerablemente más amoldables que las máquinas y tienen la posibilidad de solucionar inconvenientes, o por lo menos procurarlo, aun si no fueron «programados» para lidiar con ellos.

2. Los robots tienen que complementar el trabajo humano, no sustituirlo

Más allá de que la IA (inteligencia artificial) ganó fuerza en el mercado, los robots por norma general han asumido funcionalidades que se limitan a la reiteración de tareas o trabajos que no necesitan de una multiplicidad de argumentos. Esto quiere decir que, en la mayor parte de las áreas en las que trabaja la tecnología, se utiliza para asistir al trabajo humano. Así, la inteligencia artificial se encarga de las tareas «mecánicas» rutinarias, como la administración del inventario en una compañía, al paso que las capacidades humanas de comunicación, razonamiento y relaciones personales por lo general son idóneas para tareas mucho más subjetivas.

La IA (inteligencia artificial) va juntos con el trabajo humano — Fotografía: Divulgación / DuoAI

A lo largo de SXSW 2021, el especialista en IA (inteligencia artificial) Kai-Fu Lee descubrió que distintas áreas tienen la posibilidad de favorecerse del trabajo mutuo de máquinas y humanos. Un excelente ejemplo, según él, es la medicina: “El médico puede dejar de esperar ser una IA (inteligencia artificial), intentando de recordar todos y cada uno de los tratamientos y fármacos nuevos, y transformarse en un cuidador mucho más empático. Pienso que esto tiene un encontronazo transformador en el campo médico. profesión”, notificó el estudioso.

3. Los robots no tienen capacidades entre personas

Las capacidades blandas son competencias similares con la manera en que la gente se relacionan con el resto. Gracias a que son capacidades mucho más subjetivas, la IA (inteligencia artificial) aún no pudo reproducirlas. Esta, a propósito, es exactamente una de las razones por las cuales los robots no deberían hurtarle el trabajo a los humanos: las máquinas no tienen capacidades blandas, en tanto que no tienen conmuevas.

La IA (inteligencia artificial) no tiene las capacidades sentimentales y de relaciones humanas que precisa cualquier usado — Fotografía: Fauxels/Pexels

La empatía, el trabajo en grupo, la resiliencia, el pensamiento creativo y la escucha están entre las capacidades sociales mucho más valoradas por las compañías. La IA (inteligencia artificial) solo podría arrimarse a replicarlos si fuera viable desarrollar las relaciones humanas; no obstante, cuadrar la dificultad humana en un algoritmo es una labor desafiante.

4. Otras profesiones brotarán de la inteligencia artificial

Cuantas mucho más PCs se programan para efectuar funcionalidades repetitivas, mucho más expertos se contratan para sostenerlas. Esto quiere decir que la presencia de la IA (inteligencia artificial) asimismo puede contribuir a producir cargos laborales en distintas áreas, como la ciencia de datos, la ingeniería informática y los desarrolladores.

Las áreas que no están de forma directa similares con la tecnología de la información asimismo tienen la posibilidad de favorecerse de un apogeo de ocasiones. Este es la situacion del ámbito de elementos humanos, que precisará expertos expertos en reclutar y escoger talento preparado para trabajar con big data, arquitectura de datos, estudio automático y avance de programa. Ciertos trabajos, por su parte, no hay en el mercado, y brotarán en el momento en que aparezcan otras solicitudes.

5. Los robots no tienen sabiduría sensible

Como se señaló previamente, por más que las máquinas hayan evolucionado exponencialmente en las últimas décadas, no tienen la capacidad de valorar y clasificar las conmuevas humanas tal como lo son los humanos. Además de esto, los humanos somos distintas. Si una IA (inteligencia artificial) aprende que los tonos de voz mucho más altos están relacionados con un accionar mucho más belicoso, por servirnos de un ejemplo, puede tergiversar a un individuo que naturalmente charla mucho más prominente. Entonces, con independencia de qué bien programada esté una inteligencia artificial para contestar y sostener diálogos, un humano todavía es la opción mucho más correcta para interpretar y tener relaciones con otra gente.

6. Los robots precisan humanos para marchar

Si bien ciertas inteligencias artificiales tienen autonomía en su desempeño, son personas de carne y hueso que programan las líneas de código a fin de que las máquinas funcionen. Además de esto, fue un humano quien creó el dispositivo y definió sus funcionalidades y datos, desde el programa hasta la manera de las piezas. En consecuencia, no es bien difícil comprender que los robots precisan humanos para marchar, y sin ellos, los gadgets se vuelven inutilizables.

Son los humanos quienes programan y trabajan los robots — Fotografía: Disclosure/Promobot

Además de esto, las funcionalidades y apps de la inteligencia artificial siguen medrando, lo que asimismo incrementa la necesidad de que los humanos capacitados las manipulen. Alguien deberá diseñar y desarrollar la máquina, aparte de conducir su desarrollo de ejecución de tareas. Si alguna máquina tiene inconvenientes, van a ser la gente quienes la sostendrán y la volverán a operar.

Vea asimismo: 4 sitios para conseguir cupones de descuento y ahorrar

4 sitios para conseguir cupones de descuento y ahorrar

Tommy Banks
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TecnoBreak | Ofertas y Reviews
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart