Criptomonedas

Para los entusiastas de la tecnología, las criptomonedas, como Bitcoin, Litecoin y Ethereum, ya se consideran el dinero del futuro.

Sin billetes ni tarjetas de crédito, este nuevo modelo es capaz de realizar transacciones internacionales a precios mucho más bajos que los de las monedas tradicionales.

Estos activos no están regulados por ningún organismo oficial ni centralizados por ninguna institución financiera, sino que son minados por programadores.

Y es que las criptomonedas han surgido precisamente para desafiar a las grandes instituciones financieras y dar mayor libertad a los usuarios.

¿Quiere saber más sobre el mercado de las monedas virtuales? Lea todo lo que necesita saber en este post.

Criptomonedas: ¿Qué son?

Las criptomonedas son monedas virtuales que utilizan la criptografía para garantizar la seguridad en las transacciones, que se realizan a través de Internet.

Básicamente, la criptografía funciona como los números de serie o los signos que se utilizan en los billetes para evitar la falsificación, por ejemplo.

En el caso de las criptomonedas, estos signos ocultos son códigos muy difíciles de descifrar. Esto es posible gracias a blockchain, una tecnología que funciona como un gran libro de contabilidad.

Se registran varias transacciones y registros, que se reparten entre varios ordenadores. El conjunto de las transacciones se bloquea mediante criptografía, lo que garantiza el anonimato de quienes las realizan.

Bancos e instituciones financieras de todo el mundo, incluido el Banco Central de España y países de Latinoamérica, han mostrado interés en utilizar blockchain en las transferencias interbancarias, por ejemplo.

A pesar de contar con esta tecnología diferenciada, en la práctica, las criptomonedas se utilizan con el mismo fin que cualquier otra.

Esto significa que compran tanto bienes como servicios en Internet. Al no ser consideradas monedas oficiales, no están sujetas a la devaluación o inflación del mercado.

Además, son canjeables por dinero tradicional -u oficial- y viceversa.

¿Cuándo nació Bitcoin?

Bitcoin fue creado en 2009 por Satoshi Nakamoto. Su identidad aún no puede determinarse con certeza y su nombre puede ser sólo un seudónimo.

En aquella época había un gran descontento con los grandes bancos y la forma en que realizaban operaciones dudosas, engañando a los clientes y cobrando comisiones abusivas.

Estas prácticas, unidas a la falta de regulación de una serie de valores en el mercado, contribuyeron a la mayor crisis del siglo XXI hasta la fecha.

En 2008, los bancos crearon una burbuja inmobiliaria al ofrecer créditos de bajo coste a una gran variedad de clientes.

El dinero se prestaba aunque estas personas no cumplieran los requisitos mínimos, lo que demostraba que serían capaces de devolver la deuda.

Con el aumento de la demanda, el valor de las propiedades empezó a subir considerablemente, ya que los propietarios se dieron cuenta de que podían hacer un buen negocio con tanta gente buscando nuevas propiedades.

Pero la mayoría de ellos no disponía de los medios necesarios para afrontar la financiación, ya que estaban desempleados o no tenían ingresos fijos. Este tipo de hipoteca pasó a llamarse subprime.

Para empeorar las cosas, los bancos trataron de sacar provecho de estos clientes que no podían pagar los préstamos creando valores en el mercado financiero.

Los valores estaban respaldados por hipotecas de alto riesgo y se vendieron a otras instituciones financieras como si fueran valores de rentabilidad fiable. Pero en realidad no eran más que un gran problema.

En el contexto de esta crisis surgió el movimiento Occupy Walt Street, un contrapunto a las prácticas abusivas, la falta de respeto al consumidor, la falta de transparencia y la forma en que los grandes bancos pueden manipular el sistema financiero.

Y el Bitcoin también surgió como un rechazo al sistema financiero. Para sus defensores, el objetivo era convertir al vendedor de la moneda en la figura más importante.

Se eliminarían los intermediarios, se suprimirían los tipos de interés y las transacciones serían más transparentes.

Para ello, era necesario crear un sistema descentralizado en el que se pudiera controlar el dinero y saber lo que ocurre sin depender de los bancos.

¿Cuál es el alcance del uso de Bitcoin?

Actualmente, Bitcoin ya se acepta en muchos lugares del mundo, no sólo en Estados Unidos.

Se pueden utilizar monedas virtuales para comprar joyas en REEDS Jewelers, por ejemplo, una gran cadena de joyerías de Estados Unidos. También puede pagar su factura en un hospital privado de Varsovia (Polonia).

Hoy en día ya es posible utilizar Bitcoins incluso en transacciones con empresas relacionadas con la tecnología. Entre ellos se encuentran Dell, Expedia, PayPal y Microsoft.

¿Son seguras las monedas virtuales?

El Bitcoin y las criptomonedas en general son objeto de varios tipos de ciberataques, entre ellos:

  • Phishing
  • Estafa
  • Ataque a la cadena de suministro

Incluso se ha informado de un caso en el que un ordenador no conectado a Internet fue hackeado, lo que demuestra cómo hay vulnerabilidades en el sistema.

Pero, al final, las monedas virtuales son generalmente seguras debido a tres aspectos. A continuación le explicamos en qué consisten.

Encriptación

La moneda no sólo está encriptada, sino que este proceso es más complejo en sus transacciones, porque se apoya en un sistema especial, que es el blockchain.

El sistema tecnológico cuenta con una serie de voluntarios que colaboran para que las transacciones se produzcan en el sistema.

De este modo, se garantiza que toda la información personal de los usuarios se guarda en un lugar separado. Esto hace que el trabajo de cualquier hacker malicioso sea bastante difícil.

Sistema público

Este aspecto es contraintuitivo, es decir, lleva a creer lo contrario. Al fin y al cabo, algo con acceso indiscriminado es más fácil que accedan personas con malas intenciones, ¿no?

El hecho de que las criptomonedas sean públicas significa que todas las transacciones se realizan de forma transparente y están disponibles si los implicados son anónimos.

Es difícil que alguien pueda engañar o defraudar al sistema. Además, las transacciones son irreversibles. Así que no hay forma de pedir que le devuelvan el dinero.

Descentralización

El sistema de la moneda virtual está descentralizado porque se compone de una serie de servidores en todo el mundo.

Además, cuenta con unos 10.000 dispositivos que componen el sistema (nodos) y llevan el control de todas las transacciones.

La importancia de esto es simple: si algo le sucede a uno de los servidores o nodos, los otros miles pueden continuar donde ese componente particular del sistema lo dejó y continuar.

Esto significa que es difícil intentar hackear uno de los servidores, ya que no hay nada que alguien pueda robar que los otros servidores no puedan impedir.

¿Quién controla las criptomonedas?

Las criptomonedas no están reguladas, es decir, no hay autoridades ni bancos centrales responsables de controlarlas.

Debido a esta característica, pueden intercambiarse entre personas sin que haya necesariamente una institución financiera u otros intermediarios.

Estos activos se crearon precisamente para combatir la centralización de las grandes instituciones, como los bancos o los gobiernos, que tienen el control de la mayor parte del dinero en circulación en el mundo.

Por ello, las monedas virtuales también pueden utilizarse en cualquier país, sin límites mínimos ni máximos para las transacciones.

Además, sus operaciones tienen comisiones más bajas que las que cobran los intermediarios y las entidades financieras en general.

¿Cómo se emiten las criptomonedas?

Las monedas virtuales fueron creadas por programadores. Por ello, son emitidos por programas de minería digital con transacciones que requieren la resolución de problemas matemáticos.

Cualquiera puede intentar resolver estas soluciones. Debido a esta característica, las monedas virtuales se emiten por un método público.

Pero lo que ocurre es que el creador de la moneda tiene una preferencia y una ventaja temporal sobre los demás usuarios del sistema. Concentra una gran parte de las monedas emitidas en sus manos si así lo desea.

¿Cómo funcionan los monederos de criptomonedas?

Los monederos virtuales de monedas digitales funcionan casi como un monedero de dinero físico. Sólo que, en lugar de almacenar billetes y tarjetas, recogen datos financieros, la identidad del usuario y la posibilidad de realizar transacciones.

Los monederos interactúan con los datos del usuario para hacer posible la consulta de información como el saldo y el historial de transacciones financieras.

Así, cuando se realiza una transacción, la clave privada del monedero debe coincidir con la dirección pública asignada a la moneda, cargando el valor en una de las cuentas y abonando en la otra.

Por lo tanto, no existe una moneda real, sólo el registro de la transacción y el cambio de saldos.

Cabe destacar que existen diferentes tipos de carteras de almacenamiento de criptomonedas. Pueden ser virtuales, físicas (monedero de hardware) e incluso de papel (monedero de papel), lo que permite imprimir la criptomoneda como un billete.

Sin embargo, el nivel de seguridad varía con cada uno de ellos y no todos admiten la misma categoría de monedas. Para elegir entre las decenas de carteras disponibles, hay que tener en cuenta algunos datos importantes:

¿La finalidad del uso es la inversión o las compras generales?
¿Se trata de utilizar una o varias monedas?
¿El monedero es móvil o sólo se puede acceder a él desde casa?

En base a esta información es posible buscar la mejor cartera de acuerdo a sus necesidades.

¿Cómo se realizan las transacciones?

Tanto si quieres comprar como vender criptomonedas, es necesario registrarse en las plataformas específicas de la moneda virtual con la que quieras operar.

Para realizar una compra en la mayoría de las plataformas especializadas deberá registrar sus datos y crear una cuenta virtual.

Entonces, lo único que necesitas es un saldo en reales para realizar la transacción. Es un proceso similar al de la compra de activos en un corredor de bolsa convencional.

¿Cuáles son las criptomonedas más utilizadas?

Actualmente, hay varias monedas virtuales en el mercado. Obviamente, algunos de ellos han conquistado mayor espacio y relevancia. A continuación enumeramos los más utilizados.

Bitcoin

Fue la primera criptomoneda lanzada al mercado y sigue siendo considerada la favorita del mercado, permaneciendo en pleno desarrollo.

Ethereum

Ethereum se considera el combustible de los contratos inteligentes y una moneda potencial para competir en los próximos años con Bitcoin.

Ripple

Conocido por ofrecer transacciones seguras, instantáneas y de bajo coste, Ripple ya ha superado el valor de Ethereum.

Bitcoin Cash

Bitcoin Cash surgió de la división de la cadena de bloques de Bitcoin. Por lo tanto, el nuevo recurso ha sido una alternativa a la moneda más tradicional del mercado.

IOTA

Revolucionaria y basada en el internet de las cosas (IoT), IOTA es una moneda sin mineros ni comisiones por transacciones en la red.

¿Cómo va la valoración de las criptomonedas?

La valoración de las criptomonedas ha sido muy significativa y esto se debe a la comodidad y seguridad del nuevo método de transacción financiera.

Para que entiendas mejor los beneficios de este nuevo escenario, es importante reforzarlo:

  • el mercado de criptomonedas no se detiene, ya que funciona las 24 horas del día;
  • La liquidez del mercado es alta, ya que los compradores y vendedores están repartidos por todo el mundo;
  • la moneda no cambia como resultado de cualquier problema político o económico en el país;
  • Cada criptomoneda es única y tiene un código específico con un registro de sus movimientos, por lo tanto, es segura;
  • El control de la moneda depende exclusivamente del usuario y no sufre interferencias de las empresas ni del Estado;
  • Las transacciones son independientes de los bancos y los intermediarios, lo que significa que estas instituciones financieras no cobran comisiones en las operaciones.

¿Merece la pena utilizar e invertir en criptomonedas?

Para saber si merece la pena invertir en criptomonedas, es necesario evaluar si el riesgo que conlleva este activo es algo que se está dispuesto a soportar.

En el caso de utilizar monedas virtuales en las transacciones, conviene tener en cuenta si hay un número considerable de comercios de los que usted es cliente que acepten este tipo de pago.

Las criptomonedas tienen varios pros y contras que pueden servir de guía a la hora de realizar una solicitud o utilizarlas en las compras. A continuación hemos recopilado las principales.

Ventajas de las criptomonedas

Las mayores ventajas de las criptomonedas son:

  • ubicuidad – las criptomonedas no están ligadas a un país o institución financiera, siendo aceptadas en todo el mundo;
  • alta seguridad – las criptomonedas, como Bitcoin, están descentralizadas, ya que no tienen una entidad de control. Los agentes responsables de la red están repartidos por todo el mundo, lo que minimiza las posibilidades de ciberataques. Además, están encriptados para evitar que las transacciones o los usuarios sufran cualquier tipo de interferencia;
  • economía: cuando pensamos en inversiones, enseguida nos vienen a la mente las distintas comisiones que conllevan y la necesidad de ser cliente de una entidad bancaria. Con las criptomonedas, las comisiones eventuales son más bajas que las que cobran las instituciones financieras tradicionales. Así, el coste de la inversión es menor;
  • ganancias considerables: las criptomonedas tienen un alto potencial de ganancias con la fluctuación de su cotización. Es decir, puede ser rentable si la inversión y el rescate se realizan en los momentos adecuados;
  • transparencia – la información de la red de criptomonedas es pública, lo que permite seguir cada movimiento o transacción.

Desventajas de las criptomonedas

Por otro lado, tienen algunos puntos de desventaja, como:

  • volatilidad: las ganancias considerables de la inversión en criptomonedas pueden desaparecer rápidamente debido a la volatilidad de las cotizaciones. Por eso, antes de invertir, es mejor estudiar el mercado y escuchar los consejos de los expertos en el análisis del activo;
  • desregulación – la descentralización del sistema deja a los propietarios de la moneda en una especie de limbo, en caso de que pierdan sus inversiones por la acción de hackers, por ejemplo. A diferencia de lo que ocurre cuando intervienen los bancos, es probable que la víctima del robo acabe con las manos vacías, ya que no hay nadie a quien pedir una indemnización;
  • Complejidad: comprar criptomonedas requiere aprender conceptos y utilizar nuevas plataformas, algo a lo que no todo el mundo está acostumbrado;
  • tiempo de transacción – para aquellos que están acostumbrados a las tarjetas de crédito, el retraso en completar una transacción cuando se utilizan criptomonedas puede ser algo frustrante.

¿Cuál es el futuro de las criptomonedas?

Aunque la aparición de las criptomonedas es bastante reciente, es posible hacer algunas consideraciones sobre el futuro de las monedas virtuales, especialmente del Bitcoin.

Todavía existen dudas sobre las monedas virtuales, así como recelos sobre los principales actores y el proceso de cotización.

Pero la tendencia es que se preste más atención a estos aspectos para que los inversores no entren en un frenesí constante.

Son estos factores e incertidumbres, incluso, los que hacen que el mercado de criptomonedas sea volátil y arriesgado.

Sin embargo, lo que se observa es una constante expansión de las criptomonedas, ya que cada vez más lugares aceptan las criptomonedas como forma de pago.

El aumento de la demanda de criptomonedas también debería seguir aumentando si mantienen sus características únicas.

Otro punto que permitiría la evolución del sector sería hacer la minería más transparente y accesible al público.

Por último, queda por saber cómo abordarán el tema las autoridades monetarias de todo el mundo. Es posible que se tomen medidas para que las criptomonedas se regulen como todas las demás.

A principios de 2020, las autoridades se reunieron en Davos para debatir precisamente el futuro de las criptomonedas.

El tema principal que se trató fue cómo las autoridades monetarias, siguiendo el ejemplo de los bancos centrales, podrían regular las criptomonedas, incluida la emisión de monedas virtuales.

La posibilidad de crear una criptomoneda pública ya ha sido considerada por algunos bancos centrales.

Una encuesta del Banco de Pagos Internacionales a 66 autoridades monetarias señala que alrededor del 20% de las entidades emitirán su propia moneda digital en los próximos seis años.

Entre los que ya han admitido públicamente esta posibilidad está el banco central estadounidense, la Fed. En noviembre de 2019, el presidente de la entidad, Jerome Powell, admitió que se estaba explorando la posibilidad de crear una criptomoneda.

¿Cómo invertir en criptomonedas?

Ahora que sabes más sobre las monedas virtuales, descubre cómo invertir en criptomonedas para diversificar tu cartera financiera.

Somos expertos en desarrollar carteras diversificadas, y las criptomonedas contribuyen a mantener una baja correlación entre los activos, minimizando las posibles pérdidas en escenarios adversos.

Además, las criptomonedas tienen un gran potencial de revalorización a medio y largo plazo. Para garantizar su seguridad, TecnoBreak reserva un porcentaje del activo para su asignación en las carteras, en función del perfil del cliente, reforzando nuestro compromiso con sus objetivos.

Mediante el riesgo controlado y la automatización para analizar y elegir los mejores activos para su perfil, TecnoBreak permite a los inversores disfrutar de la rentabilidad financiera sin poner en riesgo su patrimonio. Si está interesado en añadir este tipo de activos a su estrategia de inversión, empiece por aquí.

Artículos que pueden interesarte:

TecnoBreak
Logo
Restablecer la contraseña