Vestibles

Cualquier dispositivo tecnológico que pueda utilizarse como accesorio o que podamos llevar puesto es un wearable. Al fin y al cabo, esta es la traducción del término inglés. Entre ellos, los más populares hoy en día son los smartwatches y las smartbands, dispositivos que tienen como principal característica la monitorización de la salud.

Qué son los wearables y la tecnología ponible

Por lo tanto, ya podemos decir que ayudan y tienden a ser cada vez más aliados de la buena salud y actividad física. Sin embargo, hay otros usos para estos dispositivos vestibles que siguen evolucionando y que por lo tanto analizaremos más en detalle.

¿Para qué sirven los wearables y cómo funcionan?

Los wearables no solo tienen que ver con la salud. Aunque muchos de los nuevos smartwatches se centran en el tema, así como el smartwatch Samsung Galaxy Watch Active 2 con electrocardiograma (ECG), hay otras características para estos dispositivos.

Mientras, las smartbands de la china Xiaomi ya están preparadas para el pago por proximidad gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication); los Apple Watch también con Apple Pay y otros smartwatches compatibles con Google Pay realizan la función de pago por proximidad.

Además, los wearables pueden ser aliados a la hora de controlar las notificaciones, las llamadas del móvil, el gasto calórico, el nivel de oxígeno en sangre, la previsión meteorológica, el GPS, los recordatorios y el nivel de oxígeno en sangre, entre otros.

En otras palabras, los wearables son multitarea y disruptivos, ya que están cambiando la forma de hacer deporte, de realizar pagos, de interactuar con los espacios digitales e incluso de dormir.

Gracias a sus ejes de sensores, es posible medir una serie de actividades del usuario: monitorización del sueño y del ritmo cardíaco, contador de pasos, alerta de sedentarismo y otras infinitas cosas. Para ello, el acelerómetro es un sensor indispensable que aporta mucho a estos análisis, ya que miden el nivel de oscilación. Es decir, están configurados para percibir movimientos e inclinaciones. Así, entienden cuándo damos un paso o cuándo estamos muy quietos.

Esta misma lógica se aplica a la monitorización del sueño, aunque hay otros sensores implicados en esta función. La frecuencia cardíaca también influye en este análisis, ya que los sensores del dispositivo perciben la disminución del metabolismo del usuario y, por lo tanto, la comprensión de los niveles de caída del sueño.

En resumen, los wearables aportan varias funcionalidades, que van desde la monitorización de la salud hasta los usos de la moda, como veremos en el siguiente tema.

¿Qué es un smartwatch?

Los relojes inteligentes no son precisamente una novedad. Incluso en los años 80 se vendían «relojes calculadora», por ejemplo. Un poco aburrido, ¿no? Pero la buena noticia es que se han mantenido al día con la evolución tecnológica.

Actualmente, también se conocen como smartwatches o relojes móviles, y la mayoría sirven básicamente para integrar reloj y smartphone. Esto significa que no son solo accesorios que marcan la hora, sino que sirven para facilitar tu día a día.

Por ejemplo, con el smartwatch integrado en el smartphone, puedes dejar el teléfono en el bolsillo o en la mochila y recibir notificaciones de las redes sociales, leer un SMS o incluso responder a las llamadas, según el modelo de smartwatch.

Es decir, prácticamente todos los relojes inteligentes se basan en la información recibida de un teléfono inteligente, normalmente a través de Bluetooth. Otra similitud entre el smartwatch y el teléfono móvil es la batería, que también hay que cargar.

Del mismo modo, se pueden utilizar para ayudarte a hacer ejercicio, ya que hay modelos de smartwatch con monitor cardíaco, para que vigiles tu frecuencia cardíaca.

Además, los smartwatches pueden tener control por voz para abrir correos electrónicos, enviar mensajes o incluso pedirle al smartwatch que te muestre una dirección o te guíe a algún lugar.

De hecho, hay incluso smartwatches con cámara y hasta los que ejecutan sistemas operativos como Android Wear o Tizen, presentes en los modelos de relojes de Samsung, que permiten utilizar apps en el smartwatch.

Otra función interesante es el pago de facturas mediante la conexión NFC del smartwatch. Se trata de una función que aún no está muy extendida en los modelos, pero que está presente en el smartwatch de Apple, el Apple Watch. Pero recuerda que solo funciona con el iPhone 5 o una versión más reciente del dispositivo, como el iPhone 6.

En cuanto al diseño de los relojes inteligentes, pueden ser de varias formas: cuadrados, redondos, o incluso con aspecto de pulsera, como el Samsung Gear Fit. Y hasta también hay modelos de smartwatch con «pantalla» táctil.

El inconveniente de los smartwatches, sin duda, es el precio. Pero como cualquier tecnología, la tendencia es que se popularice y las marcas puedan fabricar modelos más asequibles.

Por ahora, los modelos disponibles pueden ser incluso un poco caros, pero ya traen muchas características para ayudarte en el día a día.

La influencia de los wearables en la moda

Al tratarse de dispositivos que se utilizan como accesorios, han influido directamente en la moda. Esto se puede observar con la existencia de modelos de smartwatches personalizados para el deporte, como el Apple Watch Nike+ Series 4, que trae una pulsera diferenciada.

Mientras tanto, Samsung ha pensado en la moda de una manera diferente. Con la función My Style del reloj Galaxy Watch Active 2, los usuarios pueden tomar una foto de su ropa y recibir un fondo de pantalla personalizado que coincida con los colores y otros adornos de su ropa. Además, ya existe una camiseta inteligente de Ralph Lauren capaz de medir el ritmo cardíaco y vestirse con 150 luces LED que cambian de color según las reacciones en las redes sociales.

En definitiva, la tendencia es que la industria de la moda se acerque cada vez más a la lógica de los wearables, ya sea con fines sanitarios o de interacción digital.

¿Los wearables son dispositivos IoT (Internet de las Cosas)?

Esta respuesta es controvertida, ya que puede ser sí y no. Y es que: los wearables han surgido como síntoma de la transformación digital y la creación de dispositivos IoT, pero no todos tienen conexión a internet. Por eso es difícil hacer esa afirmación.

Las smartbands son wearables que dependen de los teléfonos móviles, ya que toda la información que recogen solo es accesible en su totalidad a través de los smartphones, transmitiéndola por Bluetooth. Por lo tanto, no se conectan a internet. Mientras tanto, los smartwatches tienen cierta independencia, al poder tener conexión inalámbrica.

Lo importante es tener en cuenta que el acceso a internet es el factor que configura los dispositivos como IoT.

Los wearables en la transformación digital

Como he dicho más arriba, los smartwatches y las smartbands son los más populares, pero eso no significa que sean los únicos. Las Google Glass y las HoloLens de Microsoft vienen con una propuesta de realidad aumentada para fines corporativos, una tendencia de transformación digital. Por lo tanto, cabe imaginar que aún tardará algún tiempo en que este tipo de wearable se convierta en parte de la vida cotidiana.

La polémica de los wearables

Ya hemos visto que los dispositivos vestibles recogen datos, ¿verdad? Esto no es malo, porque solemos comprar estos dispositivos con esta conciencia. Además, esta recogida de datos viene a ayudarnos en las actividades, como hemos visto anteriormente. Sin embargo, no siempre está claro para el consumidor qué información se recogerá y cómo.

Es por eso que ya hay leyes en muchos países del mundo, a través de las cuales se busca proteger a los usuarios contra el mal uso de sus datos, garantizando un mayor control sobre la privacidad. Por lo tanto, presta atención a las condiciones de uso y privacidad de las aplicaciones para llevar puestas e intenta comprender cómo funciona su recogida de datos.

Conclusión

La utilidad de los wearables para la vida cotidiana y las actividades deportivas es innegable. Al fin y al cabo, se puede acceder a la información importante aún más rápido con el uso de un smartwatch o una smartband, por ejemplo. Además, el cuidado de la salud también es uno de los principales objetivos de este tipo de dispositivos.

En otras palabras, resultan ser objetivos relevantes y potenciales para la creación de aplicaciones dedicadas a la tecnología vestible.

TecnoBreak
Logo
Restablecer la contraseña
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad